martes, 5 de julio de 2016

Palabras y más palabras

Palabras, palabras y más palabras
tantas palabras habitan en mi mente
y lo único que hace mi mano
es coger la pluma y plasmarlas.

Sin embargo, debo de ser cuidadoso,
porque cuando estos pensamientos
lleguen a ser leídos por el vulgo,
pueden ser mal interpretados o
simplemente mal entendidos.

También, debo de ser cauteloso,
porque muchas veces las mismas palabras que son expresadas
con tanto ahínco, sudor y sangre,
pueden llegar en algunos momentos
a traicionar al alma.

Sin embargo, cuando uno tiene la convicción
fuerte y coherente
de plasmar todo lo que siente,
sin prejuicios, sin tabúes, sin temores,
solamente ahí, uno puede llegar a ser claro.

Debo recurrir a la razón
para esclarecer todos mis pensamientos,
ya que considero que es la única guía
para poder realizar un trabajo
de manera correcta y concreta,
sin ilusiones, sin prejuicios
y sin contradicciones.

Palabras, palabras y más palabras
¿Cuántas cosas se han dicho en tantos libros?
¿Y cuántas cosas no han llegado a ser plasmadas?
¿Por qué? ¿Por qué la mente no puede plasmarlo todo?
Nos haría falta una y mil vidas,
para poder expresar todo lo que uno siente,
pero aun así, no es suficiente.

Palabras, palabras y más palabras,
tantas palabras inundan mi mente día a día,
asoman pensamientos tan abstractos como el alma
y también tan claros como el agua,
pero otros pensamientos prefieren esconderse
en lo más recondito de mi ser,
aunque por ahí, alguno aflora como un lúgubre efluvio mental
porque no aguanta el encierro
y desea ser liberado.

Otras prefieren emerger y brotar,
desean salir a gritos y a viva voz,
desean salir como aquellas eyaculaciones mentales,
listas a la lujuria intelectual
y al éxtasis natural.

Palabras, palabras y más palabras,
estás pueden conllevar a grandes inspiraciones,
y a colocar en alto al humano corazón,
pero también, estas palabras
pueden ser causa de gran destrucción.

Corazón de poeta y alma de filósofo,
Alma de poeta y corazón de filósofo,
las palabras pueden expresarlo todo
o también pueden ocultarlo todo.

Escrito por: David Efraín Misari Torpoco.
Julio 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada