martes, 23 de junio de 2015

70 razones para salir con un filósofo

1. Porque los filósofos lo queremos conocer todo… especialmente ¡¡a tí!!
2. Porque siempre escucharemos tus ideas y además encontraremos la forma de entenderlas.
3. Porque si eres capaz de escucharnos sin volverte loco/a, podemos hacerte ver el mundo de mil maneras distintas sin salir de casa.
4. Porque te recitaremos bellos pasajes filosóficos en las noches de verano.
5. Porque tenemos toda una colección de palabras exóticas y extravagantes para definir lo más profundo de tu ser.
6. Porque haríamos lo imposible por ti: p. ej. Acercarte al mundo de las ideas a la cama.
7. Porque cuando hables nunca pensaremos que tus palabras son estupideces o tonterías, a lo sumo sólo sofismas.
8. Porque con nosotros las conversaciones nunca serán superficiales e insustanciales.
9. Porque si las cosas no funcionan bien o salen mal, nunca te daremos banales explicaciones, sino sólidos argumentos.
10. Porque para nosotros nunca serás un medio para un fin, sino un fin en sí mismo (y sabremos explicarte el porqué).
11. Porque nos preocupamos menos por la belleza física y más por la belleza en sí misma.
12. Porque sabemos qué es lo que está bien y lo que está mal, lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo, lo verdadero y lo falso.
13. Porque podemos entender cualquier libro.
14. Porque a nuestro lado mejorarás tu vocabulario sí o sí.
15. Porque podemos salvar tu vida demostrándote que otra gente es más miserable que tú ética, lógica, epistemológica, ontológica, estética, óntica y hasta ¡meta-físicamente!
16. Porque en esta sociedad irreflexiva somos cada vez menos y más difíciles de encontrar. 
17. Porque siempre llevarás una enciclopedia contigo.
18. Porque podemos corregir a cualquiera con argumentos lógicos.
19. Porque nunca perderás una discusión si estamos de tu lado.
20. Porque sabemos cómo hacer parecer a otros idiotas dejándoles hablar y haciéndoles un par de inocentes preguntas una vez han acabado.
21. Porque sabemos darle la vuelta a las cosas, la peor situación puede convertirse... ¡en buena!
22. Porque sólo los filósofos podemos sacar referencias filosóficas a todo. Como que El Rey León es una película existencialista (El león que toma consciencia de la muerte a través de la muerte de su padre) y hedonista (el león que se vuelve un vividor al tomar contacto con un jabalí y un suricato).
23. Entendemos la política mejor que nadie.
24. Porque sabemos cómo matar falsos argumentos a martillazos.
25. Porque podemos darte clases de griego o latín gratuitas.
26. Porque podemos ser amantes ideales (es decir platónicos)
27. Somos sistemáticos y, por ellos, no dejamos ningún punto sin tocar.
28. No por nada fuimos nosotros quienes inventamos el hedonismo.
29. Conocemos un montón de posturas y posiciones diferentes y sabemos cómo llevarlas hasta las últimas consecuencias.
30. Porque estamos prestos a cualquier idea.
31. Porque sabremos entenderte y ayudarte cuando sufras una crisis existencial (siempre y cuando alguna vez salgamos de la nuestra).
32. Porque sabemos qué puedes saber, qué debes hacer y qué te toca esperar.
33. Porque si ya no te quedan opciones, estamos normalmente solteros (demasiado ocupados planteando la pregunta por el ser del ente).
34. Porque solipsísticamente nadie puede tener la autoestima más alta que nosotros: ¡¡cada uno de nosotros somos el dios de nuestra propia realidad!!
35. Porque a nuestro lado tus preguntas nunca sonarán absurdas.
36. Porque Aristóteles nos enseñó que el amor se define de muchas maneras.
37. Porque nosotros hemos aprendido que el amor se hace de muchas maneras.
38. Porque conocemos la diferencia entre mentira, sofística y retórica.
39. Porque nunca te mentiríamos: ¡estamos demasiados comprometidos con las verdad!
40. Porque podemos enseñarte mejor que nadie a tomarte la vida con filosofía.
41. Porque gracias a Sócrates, sabemos cuando no sabemos nada.
42. Porque nosotros inventamos el discurso del método.
43. Porque un filósofo nunca se queda sin tema de conversación.
44. Porque sabemos la etimología de las palabras, incluso sabemos la etimología de la palabra 'etimología'.
45. Porque nunca perdemos el tiempo, porque bien estamos leyendo algún libro o vamos siempre a lo esencial.
46. Porque si tienes un problema, somos capaces de darte un punto de vista diferente.
47. Porque saliendo con un filósofo aumentan las posibilidades de que tu hijo sea un/a estudioso o un/a intelectual.
48. Porque somos más creativos que los pedagogos: ellos tienen las técnicas de estudio; nosotros el conocimiento y el método para llegar a él.
49. Porque sabemos integrarnos en cualquier conversación cualquiera sea su temática. Por eso será más sencillo que no tengamos problemas al conocer a tus padres y nos llevemos bien con la mayoría de tus amigos.
50. Porque podemos ser tan idealistas o realistas como tú nos pidas (metafísica- o epistemológicamente hablando, claro).
51. Porque somos expertos en la deconstrucción del fundamento de tus problemas.
52. Porque nunca haremos nada malo o incorrecto a menos que vayan contra nuestra ética, lo cual sería irracional.
53. Porque gracias a la epogé sabemos cómo desconectar y dejar de escucharte, por lo que nunca tendrás que arrepentirte por las barbaridades que no hemos oído.
54. Porque sabremos que te queremos clara y distintamente.
55. Porque cada vez que tengas algún problema, podemos darte hasta cinco maneras de como resolverlo mediante un análisis ecuánime de las probabilidades aplicadas a tu caso.
56. Porque cuando no te puedas dormir, también podemos contarte los problemas más aburridos del mundo.
57. Porque el amor, como cogitatio, nos hace poder decir "te amo, luego existo".
58. Porque junto a los filólogos, somos los únicos capaces de entender a Chomsky, padre de la Lingüística moderna, pero además entendemos a Wittgenstein. (Filosofía del lenguaje)
59. Porque los abogados saben de leyes, nosotros sabemos el fundamento del derecho. (Filosofía del derecho).
60. Porque los científicos saben de ciencia, nosotros sabemos lo que la ciencia puede o no conocer (Filosofía de la ciencia).
61. Porque podrás presumir de la  biblioteca cuando tus amigos vengan a casa.
62. Porque no solo te amaremos a ti, sino también a todas tus determinaciones y formas de ser.
63. Porque después de leer a Kant podemos decir que tenemos una paciencia y templanza de acero.
64. Porque siempre aparecemos y te sacaremos alguna de las tantas citas célebres.
65. Porque una vez que te enseñemos qué es la ataraxia y cómo lograrla te ahorraremos una fortuna en medicamentos y terapias anti-estrés.
66. Porque siempre le daremos el toque distinguido e ilustre a las tertulias familiares.
67. Porque conocemos la diferencia entre 'aprender' y 'aprehender'.
68. Porque podemos explicar el matiz que distingue 'entender' de 'comprender'.
69. Porque nuestro espíritu crítico nos hace estar en constante revisión de nosotros mismos para conseguir una mejora, cada día nos acercamos más a la perfección.
70. Pero sobre todo porque para nosotros, para nosotros... ¡filosofía eres TÚ!