viernes, 13 de septiembre de 2013

Mitología Griega: La hermosa princesa Ariadna


La mujer que cautivó el corazón de un héroe y luego de un dios, la más hermosa de todas las princesas griegas, su nombre griego significa "La más pura", mientras que en latín significa "La libre" o "la mujer libre".

Ariadna

Hija del poderoso Minos, rey de Creta y de la bella Pasifae, quien fue hija del dios Helios (dios del Sol). El mito narra la breve historia de Ariadna, dentro de la aventura de Teseo, quien fue a Creta desde Atenas, con un grupo de catorce jóvenes para matar al minotauro, una criatura mitad hombre y mitad toro, quien vivía encerrado en los confusos pasadizos de un laberinto
Se cuenta que cuando Ariadna vio a Teseo, se enamoró de él y le ofreció su ayuda, con la condición que Teseo se casara con ella y vivan juntos en Atenas. El Héroe aceptó su condición y ella le dio un ovillo de hilo, que había recibido de Dédalo, el arquitecto, inventor y diseñador del laberinto. Ariadna le explicó a Teseo que debe sujetar un extremo en la puerta y poco a poco ir devanando el ovillo, mientras va entrando al laberinto para no perderse y saber como regresar. Una vez que Teseo se encontró con el minotauro, tuvieron una lucha, pero al final, el héroe ganó y mató a la horrenda criatura. Luego, recogió el hilo y salió de ese lugar. Teseo embarcó a Atenas con Ariadna y  los compañeros sobrevivientes que iban a ser entregados al minotauro.  A mitad del camino, se detuvieron en la isla de Naxos y de acuerdo con una antigua leyenda, Teseo dejó a Ariadna en esa isla, mientras ella dormía.
Existe otra leyenda - según Hesíodo - que narra la aparición del dios Dioniso en esa isla y viéndola dormida, la poseyó. Producto de ello, tuvieron muchos hijos, como Estafilo y Enopión ("el que bebe vino") y luego, ella fue ascendida a los cielos transformándose en una constelación (Corona Borealis).
Otros poetas de la antigua Grecia, nos narran que Ariadna vivió un tiempo con Dioniso y le fue fiel. Luego, Perseo mataría a Ariadna. En otros textos antiguos, se dice que ella se ahorcó de un árbol, o que Artemisa la mató, por no querer vivir con Dioniso, quien la acusó, pero esto no tendría sentido, porque también se cuenta que una vez muerta, Dioniso, descendió al Hades y encontrando a su madre también (Sémele), se las llevó consigo al Olimpo.
Algunos investigadores, nos dicen que Ariadna fue adorada en Naxos, Delos, Chipre y Atenas, incluso rendían un culto especial a ella, como una especie de "diosa de la fertilidad". Otros investigadores, sostienen que existieron dos Ariadnas, una que se enamoró de Teseo y otra que fue mujer de Dioniso, a la cual Perseo mató. 

Por último, en la mitología romana, era conocida como "Libera", diosa de la fertilidad y formaría parte de la triada de dioses, junto con Ceres y Liber "El padre libre"




    

lunes, 9 de septiembre de 2013

Nuestra Biblioteca Nacional (Perú)


Con total acierto, Umberto Eco nos decía que "El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee". Si meditamos sobre estas palabras, podemos decir que en nuestro país, la biblioteca nacional no es la excepción. Empecemos por hablar sobre nuestra biblioteca y el inmenso tesoro literario que en sus estantes se guardan.
Nuestra biblioteca nacional se fundó en el Cercado de Lima, mediante un decreto del 28 de Agosto de 1821, que lleva la firma de don José de San Martín. Esta iniciativa fue por su ministro de guerra, Bernardo de Monteagudo, quien donó todos sus libros. San Martin, quien luego de presenciar dicho acto, dijo "Uno de los medios más eficaces para poner en circulación los valores intelectuales, es la biblioteca nacional", quien además donó también 700 ejemplares más.

Fueron 11 mil libros que provenían de las confiscaciones que hizo el gobierno del virreinato peruano a la orden de los jesuitas, los cuales contaron en sus inicios. Sin embargo, nuestra biblioteca sufrió dos grandes saqueos. El primer saqueo se produjo por el ingreso de las tropas realistas a Lima, entre los años 1823 y 1824, mientras que el segundo saqueo ocurrió entre los años 1881 y 1883, durante la invasión chilena a la capital. Los soldados del vecino país, robaron esculturas, pinturas, objetos científicos y miles de libros, algunos de los cuales terminaron en manos de militares y otros en las del Estado chileno (Santiago).  

En el año 1883, Ricardo Palma fue nombrado director de la biblioteca nacional y de los 35 mil libros que había antes de la invasión chilena. Nuestro escritor, realizó una campaña de recolección de libros de casa en casa y por ese motivo es llamado "El bibliotecario mendigo"
El 10 de mayo de 1943, ocurrió un incendio, lo cual destruyó el tradicional local de la biblioteca nacional ubicado en la Av. Abancay, para ese entonces. Nuestro historiador peruano Jorge Basadre, fue nombrado como director y logró la reestructuración del material bibliográfico, la formación técnica del personal y la reconstrucción del edificio. De este modo, Jorge Basadre, es el Padre de la bibliotecología peruana.
En el año 2007, Chile devolvió apenas unos cuantos libros a la biblioteca peruana. 
Actualmente sus dos locales quedan en la Av. Abancay y en San Borja.