lunes, 10 de junio de 2013

Frases de Virgilio


Publio Virgilio Marón, conocido como VIRGILIO (Vergilius), nació el 15 de Octubre del año 70 a.C. y falleció en el año 19 a.C. Fue un poeta romano (autor de las "Bucólicas", "Georgicas" y "La Eneida") además estudió Filosofía, matemáticas y retórica. Se interesó también por la astrología, medicina, zoología y botánica. Influido por el epicureísmo, temirnó siguiendo un platonismo místico. Sus obras literarias se consideran las más perfectas síntesis de las corrientes espirituales de Roma, además de contar con una gran perfección estilística. Fue amigo del poeta Horacio y Octavio (antes de convetirse en Augusto). Fue sepultado a los 51 años en Nápoles.

Aquí algunas de sus frases y citas más célebres:

1. Tantae molis erat romanam condere gentem.
    (Fue una tarea difícil fundar Roma)

2. Furor arma ministrat.
    (La ira improvisa las armas)

3. Durate et vosmet rebus servate secundis.
    (Resistid y reserváos para días más felices)

4. Ab uno disce omnes.
    (A partir de uno, se sabe de todos los demás)

5. Dis aliter visum.
    (Visto por los dioses de otro modo)

6. Agnosco veteris vestigia flamma.
    (Reconozco las huellas del antiguo fuego)

7. Varium et mutabile semper femina.
    (La mujer siempre es cambiante)

8. Hos successus alit: possunt, quia posse videntur.
    (El éxito los hizo fuertes: fueron capaces, porque lo parecían)

9. Facilis descensu averno.
    (Fácil es la bajada a los infiernos)

10. Consanguineus leti sopor.
      (El sueño es hermano de la muerte)

11. Pedibus timor addidit alas.
      (El temor le pone alas a los pies)

12. Sic itur ad astra.
      (Así se va hacia las estrellas)

13. Breve et irreparabile tempus omnibus est vitae.
      (El tiempo de vivir, es para todos, breve e irreparable)

14. Trahit sua, quemque voluptas.
      (A cada cual le vence su pasión)

15. Latet anguis in herba.
      (La serpiente se oculta en la hierba)

16. Nunc scio quid sit amor.
      (Ahora sé lo que es el amor)

17. Non omnia possumus omnes.
      (No todos somos capaces de todo)

18. Labor omnia vicit.
      (El trabajo puede con todo)

19. Fugit irreparabile tempus.
      (El tiempo se va para no volver)

20. La memoria de la desgracia es dulce, y sirve de recreo en la prosperidad.

21. ¡Feliz el que ha llegado a conocer las causas de las cosas!
       (Felix qui potuit rerum cognoscere causas)

22.  Audaces fortuna iuvat.
       (La fortuna favorece a los valientes) /Eneida X, 284/

23. Discite iustitiam, moniti, et non temnere divos.
      (Aprende justicia ¡Oh vosotros advertidos! Y a no despreciar a los dioses) /Eneida, VI, 620/
      *Frase de Flegias castigado en los infiernos. La tradición afirma que un demonio afirmó que era el mejor
        verso de Virgilio.

24. Fata viam invenient.
      (El destino se abre sus rutas)

25.  Flectere si nequeo superos, Acheronta movebo.
       (Si no puedo persuadir a los dioses del cielo, moveré a los de los infiernos) /Eneida, VII, 312/

26. Nimium ne crede colori.
      (No confíes mucho en los colores/belleza/) /Bucólicas, 2,17/

27. Omnia vincit amor, et nos cedamus amoris.
      (El amor conquista todas las cosas, démosle paso al amor) /Bucólicas, 10,69/

28. Una salus victis nullam sperare salutem.
       (La única salvación para los vencidos, es no esperar salvación alguna)

29. Dichosos los hombres de campo, que sí conocen la felicidad.

30. Los dioses ayudan a los hombres que se ayudan a sí mismos, y esto es, mediante el trabajo.

31. Ab iove principium.
      (Empezar siempre por lo importante)

32. Arrectis Auribus.
      (Con los oídos bien atentos)

33. Carmina coelo possunt deducere lunam.
      (Las palabras mágicas pueden traer la luna del cielo a la tierra)

34. Carpent tua poma nepotes.
      (Que tus hijos recojan tus frutos)

35. Fit via vi.
      (Se hace el camino a la fuerza)

36. Forsan et haec olim meminisse iuvabit.
      (Quizá nos acordemos de esto algún día, con júbilo)

37. Iam nova progenies caelo demittitur alto.
      (Ya una nueva raza desciende del alto cielo)

38. Mens agitat molem.
      (La mente mueve materia)

39. Nox atra cava circunvolat umbra.
      (La noche negra nos rodea con su envolvente sombra)

40. Salutem dicit.
      (Desea salud)

41. Satis es potuisse videri.
      (Ya es mucho que halláis podido verme)

42. Vitam in tenebris luctuque trahebam.
      (Yo arrastraba mi vida en las tinieblas y el llanto)

43.  Ab imo pectore.
      (con todo mi corazón)

44. Vox faucibus haesit.
      (su voz se quedó en su garganta)


45. Yo escribí estos versos, otro se llevó los honores.

46. Mientras el río corra, los montes hagan sombra y en el cielo halla estrellas, debe durar la memoria del
      beneficio recibido en la mente del hombre.

47. No todos, lo podemos todo.

48. Persevera y espera un mañana mejor.

49. No cedas frente a los malvados, sino opónte a ellos ardientemente.

50. La desesperación es el medio para quien ya no tiene esperanzas.

51. Cada hombre se dirige a sí mismo, a su gusto.

52. Lo que ha de suceder, sucederá.

53. Instruir como se debe a la juventud, es formar buenos ciudadanos y buenos padres de familia.

54. La poesía es tan grata al oído, como el sueño, al hombre fatigado.

55. Un defecto es fomentado por el ocultamiento.

56. Nunca le preocupa al lobo, cuántas ovejas puede haber.

57. Considera lo que cada suelo soportará, y lo que cada uno rechazará.

58. Al mundo le importa poco lo que un hombre o una mujer sepa; es lo que un hombre o mujer es capaz de
      hacer lo que cuenta.

59. Se puede conquistar solo aquello que es conquistable.

60. Ahora sé lo que es el amor.

61. La memoria de la desgracia es dulce y sirve de recreo en la prosperidad.

62. Aquí estoy, yo soy quien lo hice, vuelve tu espalda hacia mi.


domingo, 9 de junio de 2013

Poema a Virgilio

Me encontraba inmerso en una caótica realidad,
todo a mi alrededor era olor a muerte.
Mi alma divagaba sin rumbo, sin norte, sin sol,
pero alguien vendría a ayudarme 
y cambiar mi suerte.

En medio de la inmensa oscuridad,
una sombra apareció,
tal como a Dante se le presentó
esta sombra de la noche surgió
para mostrarme que no todo era dolor.

¿Quién eres? Pregunté a viva voz,
y esta sombra respondió:
"Calma mortal, 
no estoy aquí para atormentar,
sino para ayudar".

"Pero dime tu nombre"
repliqué tenazmente,
y al verme con la mirada perdida
me dijo: "Soy Virgilio, el poeta,
no temas y sigamos por esta brecha"

Tranquilo mi corazón,
manso mi espíritu,
libre de aflicción mi alma,
caminé con el poeta por lagos de fuegos
y mares de magma.

Virgilio, guíame en valle de sombra
y de muerte. 
Guíame por el sendero de la vida y 
aléjame de la inmundicia y la
superficialidad que destruye
y denigra el alma humana.

¡Oh Virgilio! Es una dicha
tenerte como guía, 
porque de todos los poetas
eres el mejor amigo, 
No en vano fuiste amigo de Horacio, 
ni en vano fuiste confidente de Augusto.

¡Oh Virgilio! Debes saber pues,
que así como Spinoza me inició 
en la filosofía,
Tú Virgilio, luego de leer tus poemas
y tu magnánima Eneida,
me iniciaste en la escritura.

¡Oh Gran Virgilio! Así como me guías
por estos valles decrépitos y con 
olor a muerte, te pido pues,
que trates de guiar a mis hermanos, 
los humanos, para que no se pierdan
y no se turben vuestros corazones.

El camino es largo,
este infierno llamado "Mundo",
cada vez más se va perdiendo, 
pero también, cada vez más,
somos pocos los que nos
estamos salvando.

¡Gracias Virgilio por ser mi mentor!
¡Gracias Virgilio por ser mi hermano!
¡Gracias Virgilio por ser mi guía!
Y sobre todo, 
¡Gracias Virgilio por ser mi amigo!





Autor: David Efraín Misari Torpoco.
Ocupación: Escritor y filósofo.
Título: "Poema a Virgilio"
Año: 2013.

jueves, 6 de junio de 2013

Escritores: seamos claros al escribir y explicar


En cierta oportunidad, escuché a uno de mis profesores en la Universidad decir lo siguiente en clase: "Ante alguien que no comprende lo que lees, es mejor hacer dos cosas. Primero, lo mejor es tratar de explicarles en síntesis, aquello que has expuesto, y si aún así, no entiende, entonces lo segundo, es hacer caso omiso y dejarlo ahí.

Cuando deseamos precisar alguna idea, muchos caen en la verborrea o en el uso inapropiado de la retórica para darse de "eruditos", sin darse cuenta que las mejores ideas, son las que se expresan con sencillez y claridad. 
Uno de los problemas de la redacción, se debe a la excesiva cantidad de palabras que plasman en sus escritos, lo cual es perjudicial para el lector, ya que puede caer en el aburrimiento o simplemente en la incomprensión de lo leído. Se debe tener en cuenta que lo fundamental para exponer y plasmar una idea o un pensamiento sobre el papel, recae para mí, en un solo aspecto: la síntesis del mensaje.
Tal como Spinoza lo entendió, la síntesis recae en la "precisión y concisión" del mensaje. Ser PRECISO significa "expresar solamente aquello que se quiere comunicar", mientras que ser CONCISO significa "emplear o utilizar la menor cantidad de palabras posibles para que el mensaje sea claro." 



Más allá de esto - al igual que un emisor y receptor - el escritor debe tener en cuenta que aquel que va a leer su obra (en el cual expone sus ideas, pensamientos o discurso) debe ser lo más claro posible. Para esto, uno debe ser conocedor del tema que quiere transmitir, pues debe estar preparado para las futuras críticas o recomendaciones que se le pueden hacer, sobre todo la crítica del "practicismo" de la opinión común
Uno no debe tener miedo al momento de exponer o fundamentar una idea o una opinión con respecto a un tema. Si no lo puede hacer de manera oral, recurre a la escritura y entonces lo precisa. Es por ello, que la precisión y concisión, determinarán si el mensaje - que uno como escritor transmitió - llegó o no al lector. La clave para esto, es pues, la síntesis. 
Esta síntesis, aparte de tener los dos elementos ya mencionados, debe también ser coherente y contundente, entendiéndose por COHERENCIA a la relación de ideas que forman un pensamiento con la realidad, mientras que ser CONTUNDENTE, implica que sea evidente y que no admita contradicción con aquello que proponga o cite.
Teniendo en cuenta estos elementos claves para la redacción, finalizo diciendo que todo escritor/redactor, debe conocer bien el tema que abordará, de lo contrario es mejor no inmiscuirse en terrenos ajenos. Bien lo decía Wittgenstein "De lo que no se puede hablar, hay que callar" (Tractatus, 7)

Escrito por: David Efraín Misari Torpoco.