domingo, 9 de junio de 2013

Poema a Virgilio

Me encontraba inmerso en una caótica realidad,
todo a mi alrededor era olor a muerte.
Mi alma divagaba sin rumbo, sin norte, sin sol,
pero alguien vendría a ayudarme 
y cambiar mi suerte.

En medio de la inmensa oscuridad,
una sombra apareció,
tal como a Dante se le presentó
esta sombra de la noche surgió
para mostrarme que no todo era dolor.

¿Quién eres? Pregunté a viva voz,
y esta sombra respondió:
"Calma mortal, 
no estoy aquí para atormentar,
sino para ayudar".

"Pero dime tu nombre"
repliqué tenazmente,
y al verme con la mirada perdida
me dijo: "Soy Virgilio, el poeta,
no temas y sigamos por esta brecha"

Tranquilo mi corazón,
manso mi espíritu,
libre de aflicción mi alma,
caminé con el poeta por lagos de fuegos
y mares de magma.

Virgilio, guíame en valle de sombra
y de muerte. 
Guíame por el sendero de la vida y 
aléjame de la inmundicia y la
superficialidad que destruye
y denigra el alma humana.

¡Oh Virgilio! Es una dicha
tenerte como guía, 
porque de todos los poetas
eres el mejor amigo, 
No en vano fuiste amigo de Horacio, 
ni en vano fuiste confidente de Augusto.

¡Oh Virgilio! Debes saber pues,
que así como Spinoza me inició 
en la filosofía,
Tú Virgilio, luego de leer tus poemas
y tu magnánima Eneida,
me iniciaste en la escritura.

¡Oh Gran Virgilio! Así como me guías
por estos valles decrépitos y con 
olor a muerte, te pido pues,
que trates de guiar a mis hermanos, 
los humanos, para que no se pierdan
y no se turben vuestros corazones.

El camino es largo,
este infierno llamado "Mundo",
cada vez más se va perdiendo, 
pero también, cada vez más,
somos pocos los que nos
estamos salvando.

¡Gracias Virgilio por ser mi mentor!
¡Gracias Virgilio por ser mi hermano!
¡Gracias Virgilio por ser mi guía!
Y sobre todo, 
¡Gracias Virgilio por ser mi amigo!





Autor: David Efraín Misari Torpoco.
Ocupación: Escritor y filósofo.
Título: "Poema a Virgilio"
Año: 2013.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada