jueves, 6 de junio de 2013

Escritores: seamos claros al escribir y explicar


En cierta oportunidad, escuché a uno de mis profesores en la Universidad decir lo siguiente en clase: "Ante alguien que no comprende lo que lees, es mejor hacer dos cosas. Primero, lo mejor es tratar de explicarles en síntesis, aquello que has expuesto, y si aún así, no entiende, entonces lo segundo, es hacer caso omiso y dejarlo ahí.

Cuando deseamos precisar alguna idea, muchos caen en la verborrea o en el uso inapropiado de la retórica para darse de "eruditos", sin darse cuenta que las mejores ideas, son las que se expresan con sencillez y claridad. 
Uno de los problemas de la redacción, se debe a la excesiva cantidad de palabras que plasman en sus escritos, lo cual es perjudicial para el lector, ya que puede caer en el aburrimiento o simplemente en la incomprensión de lo leído. Se debe tener en cuenta que lo fundamental para exponer y plasmar una idea o un pensamiento sobre el papel, recae para mí, en un solo aspecto: la síntesis del mensaje.
Tal como Spinoza lo entendió, la síntesis recae en la "precisión y concisión" del mensaje. Ser PRECISO significa "expresar solamente aquello que se quiere comunicar", mientras que ser CONCISO significa "emplear o utilizar la menor cantidad de palabras posibles para que el mensaje sea claro." 



Más allá de esto - al igual que un emisor y receptor - el escritor debe tener en cuenta que aquel que va a leer su obra (en el cual expone sus ideas, pensamientos o discurso) debe ser lo más claro posible. Para esto, uno debe ser conocedor del tema que quiere transmitir, pues debe estar preparado para las futuras críticas o recomendaciones que se le pueden hacer, sobre todo la crítica del "practicismo" de la opinión común
Uno no debe tener miedo al momento de exponer o fundamentar una idea o una opinión con respecto a un tema. Si no lo puede hacer de manera oral, recurre a la escritura y entonces lo precisa. Es por ello, que la precisión y concisión, determinarán si el mensaje - que uno como escritor transmitió - llegó o no al lector. La clave para esto, es pues, la síntesis. 
Esta síntesis, aparte de tener los dos elementos ya mencionados, debe también ser coherente y contundente, entendiéndose por COHERENCIA a la relación de ideas que forman un pensamiento con la realidad, mientras que ser CONTUNDENTE, implica que sea evidente y que no admita contradicción con aquello que proponga o cite.
Teniendo en cuenta estos elementos claves para la redacción, finalizo diciendo que todo escritor/redactor, debe conocer bien el tema que abordará, de lo contrario es mejor no inmiscuirse en terrenos ajenos. Bien lo decía Wittgenstein "De lo que no se puede hablar, hay que callar" (Tractatus, 7)

Escrito por: David Efraín Misari Torpoco. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada