miércoles, 7 de noviembre de 2012

La Soledad es una gran compañía


Muchas personas suelen ver a la "soledad" como algo que da miedo y temor. El gran cliché que tienen muchos es "La soledad es mala compañía", y esto no es así.
Otras personas suelen ver a la soledad con cierto aire depresivo, como si produjese tristeza o nostalgia, y en otros caso, no faltan aquellos que al verte solo, dicen "le hace falta una pareja". Pero esto no debe desmoralizarnos, porque a esas personas hay que perdonarlas, ya que no saben lo que dicen.  
Así como existen este tipo de personas, también existen los optimistas, los cuales ven a la soledad como un estilo de conducta que no implica un desencantamiento del amor, ni un estado de amargura frente a la pasajera vida. Antes bien, estas personas suelen ver a la soledad como una forma de autonomía, independencia y desarrollo (superación) personal. ¿Cómo es esto pues? Recuerden que el hecho de vivir solo es una elección y decisión. Para esto, hay que tener mucha fuerza de voluntad, ya que al vivir solo, te afrontarás a miles de situaciones en las cuales no estarán tus "padres" o "hermanos" para poder ayudarte. El hombre que aprende a vivir de la soledad, debe asumir ese estilo de vida para poder crecer por sí mismo. 
Sabido es, que existen personas que no pueden vivir sin tener a alguien a lado. Para mí, esas personas son débiles, porque no quieren dejar la "mamadera", son como unos bebes que simplemente no quieren desprenderse del seño de la madre, porque en seguida empiezan a llorar. De ahí que algunos sufren de "mamitis" y de ahí, que algunas chicas no pueden estar sin "el enamorado" u alguien a lado. Viven atados a la dependencia y lo más fácil, y digo esto, porque vivir solo, NO ES FÁCIL, o como digo en uno de mis pensamientos "La Soledad es para los valientes."
Pero así como existen este tipo de personas que se acostumbran a vivir siempre con alguien, hay otros que que prefieren hacerlo sin nadie a lado, lo cual no implica que se trate de una persona que guste del sufrimiento o sea un amargado. El hecho de que haya decidido vivir solo, no significa que se restriegue el alma, pues no se debe hacer de la soledad, un cautiverio.
Pero también tenemos a los solitarios, aquellos hombres que saben disfrutar de una buena compañía, así como quedarse solos en casa (mi caso por ejemplo), sin sufrir sensaciones de vacío, abandono u olvido.
Pero ¿qué se puede hacer solo en casa? Muchas cosas. Por ejemplo, se pueden aprovechar esos momentos para dedicarse a la lectura, a la escritura, a la pintura (al dibujo), a un arte, a escuchar música, o a alguna otra actividad que lo desee, pues lo realizará sin ser perturbado por ningún familiar. Pero si no desea realizar alguna actividad, entonces lo mejor que se puede hacer en la soledad, es reflexionar. ¿Cómo así? Los psiquiatras afirman que las personas solitarias aprenden a resolver los problemas con mayor fluidez, ya que estas al volverse independientes y autosuficientes, adquieren una gran disposición para adaptarse a cualquier circunstancia. Además, por muy contradictorio que parezca, estas personas son los que más amigos tienen. O sea, no están "solos" en sí, ya que saben improvisar planes porque no están sujetos a otros designios, lo cual hace que los solitarios, se conviertan en seres más atrayentes e interesantes. Y en el caso que tengan alguna pareja y por ahí se presentan los problemas (que nunca faltan), sabrán tomar cierta distancia para analizar con calma la situación, antes de tomar una presurosa y acalorada decisión.
La soledad solo puede volverse una prisión o un cautiverio, si la persona no sabe descubrir todo lo que puede hacer en ella. Por eso le dejo mi pensamiento de regalo: "La Soledad es para los valientes." Medite en ello, pues no en vano dijo Jesús: ""Bienaventurados los solitarios y los elegidos: vosotros encontraréis el Reino, ya que de él procedéis" 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada