miércoles, 18 de abril de 2012

BUDA y Bikkhu Hotei


Existen personas “por ahí” que creen que Buda fue un personaje gordito, barrigón y con una gran sonrisa en su rostro. Déjenme decirle que esto no es así y que deberían investigar antes de hablar. Pero les haré la vida más fácil y a continuación trataré de resumir la vida de Buda y luego la del otro personaje.
Aproximadamente vivió entre los años 543 y 478 a.C. (antes de la era común, siglo IV) y fue un príncipe de Nepal. Su padre fue el rey Suddhodana y su madre fue la reina Maia Deví, la cual murió luego de nacer su hijo Siddaharta Gautama (Buda), quien lleva ese nombre porque “Siddaharta” significa “la meta perfecta”. Luego pasó a ser criado por su tía Mahaprajpati (Payapati).
Nos narra la tradición oral, que al poco tiempo de nacer Siddharta, fue visitado por el brahmán Asita, un viejo asceta de gran reputación por su espléndida sabiduría y ciertos dotes para interpretar presagios. El anciano asceta profetizó que Siddharta llegaría a ser un gran gobernante o un gran maestro religioso. Esto hizo que su Padre, el rey Suddhodana tomara medidas al respecto para que su hijo no sea ese “maestro religioso” sino un rey guerrero y por eso protegió a su hijo de la vida a las afueras del palacio, privándolo del sufrimiento mundano y otorgándole una vida llena de placeres dentro de su reino.
Fue así que el pequeño príncipe siendo todavía un niño, tuvo a su disposición, a los mejores maestros del lugar para que lo educaran, razón por la cual Siddharta fue muy inteligente e ilustrado en las artes, los números y las letras. Y siendo fiel a la tradición de su familia, el clan de los Sakya (eran guerreros) se le enseñó también artes marciales y lucha para ejercitarlo diariamente.
Ya a sus dieciséis años, el joven Siddharta contrae nupcias con la princesa Yashodara, quien tenía su misma edad y producto de ello tuvieron un hijo llamado Rahula.
Pero fue a sus 29 años, donde el príncipe Siddharta abandona su reino. Dejando atrás las riquezas y las comodidades de Palacio, se dispone a emprender un viaje para entender la vida y dar una explicación sobre el sufrimiento, con lo cual ayudaría a mucha gente. Es así donde Siddharta abandona palacio y ya estando fuera, con mucha práctica y meditación alcanzó el estado mental más alto, conocido como NIRVANA “La iluminación” y solo así llegó a liberarse de las cosas de este mundo, comprendiendo en lo más profundo de su corazón las cuatro nobles verdades de la existencia. Todo esto a sus 35 años.
Después de haber logrado alcanzar el Nirvana, recorrió muchos lugares de la India y Nepal, predicando un mensaje de paz, amor y compasión hasta el día de su muerte a los 80 años de edad.
Hasta aquí la historia de Siddharta Gautama “Buda”.
Debe quedar en claro que Buda no es dios, ni “algún dios”, ni hijo de dios, ni algún enviado de dios, ni un ser sobrenatural, ni un ser mitológico, ni un “mesías”, ni un profeta. Solamente fue un ser humano común y corriente, pero muy sabio y con un gran corazón. Enseñó al hombre a como despertar la potencia mental y ayudar a los semejantes, sin esperar nada a cambio.
La filosofía budista recae sobre el sufrimiento. No por esto podemos considerar al budismo como una filosofía pesimista, ni tampoco “optimista”, sino realista. Buda enseñó como uno puede llegar a poner fin al sufrimiento estando vivo. Buda pudo llegar a percibir el dolor en sentido universal y luego dio la cura para esta enfermedad transitoria que afecta a toda la humanidad. Buda enseñó que una vez que el hombre llegue al estado del Nirvana, solo entonces se extinguirá el sufrimiento.
En cuanto su aspecto físico, era delgado. Luego de su iluminación viajaba a diario, iba de pueblo en pueblo, durante casi 45 años de su vida. Su alimentación era poca, pues se alimentaba con lo necesario, ni más, ni menos. Era vegetariano. Razones por la cual se desecha que haya sido “gordo”.
Por otra parte, ese “buda gordo, barrigón y calvo, sentado con una gran sonrisa” no es el verdadero Buda, no es Siddharta Gautama, el nombre de ese  personaje fue Bikkhu Hotei.
Bikkhu Hotei, fue un monje budista y vivió hace aproximadamente 1000 años. Hotei fue muy respetado y admirado por la felicidad desbordante que tenía, además poseía una gran sabiduría y una buena conciencia. Era un hombre lleno de amor, de buen carácter y por ser tan benevolente se le llegó a llamar “Buda”, por lo similar en poseer un carácter lleno de amor y de buen temperamento, pero que sin embargo, nunca llegó a alcanzar el nirvana.
Es así como en la tradición china, se le conoce también como “Budai” o “Butai” y debido a la homofonía entre el término “Buda” y Budai” se llega a producir la confusión con Siddharta Gautama. Por último cabe añadir que en la tradición china, la gordura representa la abundancia y la dicha (prosperidad).

2 comentarios:

  1. Muy buena aclaración, hay muchas personas que tienen a confundirlos.

    ResponderEliminar
  2. Mira, no he leido el artículo, pero casualmente ojeándolo por encima leí "era vegetariano, por eso no era gordo". Esto es falso, los bikkhus comían lo que les daban, en ocasiones carne o pescado también. La única norma que tenía el bikkhu era que la carne que les daba el laico no podían comerla si tenían conocimiento de que mataron al animal para él. El propio Buda en ocasiones comió carne.
    Está todo en los textos del canon pali anteriores al mahayana. Es importante informarse correctamente, para no confundir a la gente indefensa de conocimiento.

    ResponderEliminar