miércoles, 26 de mayo de 2010

SOBRE EL ÁGUILA Y EL BURRO

Sobre el Águila y el burro.- Debo empezar este ensayo citando el viejo proverbio latino “Aquila non capit muscas” (1), sin embargo, me daré tiempo para atender a lo que leí (navegando por Internet) y me causó gracia. Como bien saben, soy un amante de la filosofía y como amante del saber debo defenderla con la razón, siempre y cuando no muestren argumentos o sustentación firme de lo que dicen. Considero que LOS LIBROS FILOSÓFICOS SON EXCELENTES y no como el pensamiento de un inepto, que por ahí escribió: "los libros filosófikos son horribles", bueno, quizá más horrible debe ser su intelecto, veamos porque:

Los libros de filosofía no sólo te ofrecen formación intelectual, sino que además desarrollan el intelecto de una manera coherente y razonable, mostrando los fundamentos y los argumentos de lo que han escrito – y escriben - los grandes filósofos – del pasado y de la actualidad -. Cuando uno recurre a la lectura de un libro de filosofía, se dará cuenta que no es como la de “cualquier libro”, sino que parte de un determinado entendimiento, pasa por un sistema de análisis riguroso y luego concluye con reflexiones o con posturas argumentables del tema que trato. Así tenemos: Así hablo Zarathustra de Nietzsche, el tractatus logicus philosophicus de Wittgenstein, Ethica de Spinoza, El ser y el tiempo de Heiddeger, Parerga y Paralipomena de Schopenhauer, Monadología de Leibniz, Discurso del método de Descartes, Pensamientos de Pascal, Metafísica de Aristóteles, entre otros, pues la lista es larga; además vemos que estos filósofos no sólo han revolucionado el intelecto, sino que también aportaron conocimientos a su época - y a la nuestra - en el modo de resolver problemas que afectan la vida cotidiana del hombre, en cuanto emplea mal su raciocinio.

Como pueden ver no sé como puede existir gente, a los cuales llamo “ineptos” (necios, ver RAE primer significado) que se atreven a escribir que “los libros filosófikos son horribles” y eso que soy condescendiente y trato de emplear el significado de “horrible” por “feo”, pues ni siquiera el tipo que dijo esto sabe escribir, porque de lo contrario supiera que el término “horrible” es un adjetivo y designa a “algo que causa horror”, porque en sí la filosofía no es “algo horrible o espantoso”, sino todo lo contrario, pues el conocimiento y el saber no puede ser “horrible”, como lo dijo este inepto.

Bueno, después de haber tratado esto, aquí les dejo mi metáfora del “Águila y el burro”, para lo cual me inspiré en la sabiduría china. Esto es sólo para inteligentes:

"El águila simboliza libertad y determinación, aquel ave majestuosa siempre surca los cielos y le gusta elevarse a grandes alturas. El contacto con el sol y la tormenta despierta en este ave el alma de un guerrero, el triunfo del espíritu sobre la materialidad inerte y la torpe subjetividad de aquellos que se basan en "idealismos divinos". La mirada aguileña siempre se expande hacia lo lejano. Su voluntad se entrelaza con lo remoto y se desentiende de lo cercano. La visión de este gran pájaro no es sólo poder de acercamiento físico a lo distante, sino también es visión preñada de agudeza intelectiva, llena de "pensamientos de águila", como diría el buen Zarathustra. Mientras que el burro es símbolo de burla, de risa, muestra ser un inepto, por ser un animal de carga - si se dan cuenta siempre carga problemas - pero también debemos recordar que el burro - en nuestro lenguaje coloquial - es sinónimo de torpe, bruto, ignorante y no prosperará, debido a que ha nacido para vivir el momento y no proyectarse hacia un futuro, pues cree que todo es fantasía, de ahí que vive en subjetivismos e idealismos".

La metáfora que escribí muestra claramente la diferencia que existe dentro de la representación simbólica entre un águila y un burro, lo cual amable lector no está muy alejado de la realidad, sólo debe recurrir al intelecto como el águila al surcar los cielos y no sea como el burro, un animal de carga y destinado sólo a dejarse llevar. Es por ello que al analizar bien lo que escribió este inepto, nos damos cuenta que por ser "ignorante" tal vez escribió aquello de "los libros filosófikos son horribles", pues no quiere apelar a la razón, sino a la ignorancia. Lamentablemente existe gente así, con la cual uno se topa a diario o quizá una vez por semana en algún lugar; pues si no sabe escribir bien, mejor que no escriba, pues como diría Jesucristo "Pater, dimitte illis, non enim sciunt quid faciunt"(3), aunque yo diría "Ratio et scientia, dimitte ilo, non enim equus asinus, scire quod scripti"(4).
In fine, el burro que escribió eso de “los libros filosófikos son horribles”, se describe así mismo, pues en la foto de su hi 5 tiene su "propia imagen"…la de un burro...por ello diría yo “Aquila non capit equus asinus” (2) …que triste y lamentable su realidad.
Notas:
(1) "Aquila non capit muscas", quiere decir "El águila no come moscas".
(2) "Aquila non capit equus asinus", quiere decir "El águila no come burros".
(3) "Pater dimitte illis, non enim sciunt quid faciunt" (Lucas XXIII, 34). La frase que Jesús dijo: "Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen".
(4) "Ratio et scientia, dimitte ilo, non enim equus asinus scire quod scripti", en alusión al contexto dado, pues significa: "Razón y conocimiento, perdónalo porque el burro no sabe lo que escribe".

No hay comentarios:

Publicar un comentario