lunes, 6 de diciembre de 2010

PROTÁGORAS: Un Sofista puede más que un Abogado

En la antigua Grecia, sabemos que los sofistas eran muy conocedores de las distintas leyes, las cuales regían en toda la polis. Pues, no es extraño que los primeros "abogados" hayan sido algunos sofistas, algunos filósofos y sobre todo varios retóricos. Sucede que a los antiguos griegos les gustaba mucho argumentar bien sus posiciones y por esa razón cuando ocurría alguna disputa legal (actualmente una litis), los primeros en ser llamados para defender a las personas (si estas lo requerían) eran los sofistas o los retóricos. Recordemos el caso de Lisias(1), un logógrafo (quien escribía discursos para los litigantes) y experto en la oratoria judicial ática. Lisias estuvo aun paso de cumplir el trabajo de un "abogado" al defender a Sócrates, quien había sido llevado al tribunal por acusación de Anito, Melito y Licón, sus discípulos. Sin embargo, nosotros ya conocemos la historia y Sócrates rehusó su ayuda, defendiéndose asímismo. Pues bien, los sofistas griegos no podían ser la excepción y así como conocían de leyes, también conocían muy bien de retórica y de jurisprudencia (es por ello que en el estudio de la Argumentación Jurídica se habla de la retórica  - teoría de Chaim Perelman, filósofo jurista belga sobre "La Nueva Retórica" - y de la jurisprudencia - tenemos la obra "Tópica y Jurisprudencia" del filósofo jurista alemán Theodor Viehweg - y ambos empiezan su obra citando a los griegos como precursores de la argumentación), por esta razón los sofistas salían victoriosos de aquellas "litis", por la extraordinaria disertación, el ejemplar discurso oratorio y la excelente calidad, claridad y persuasicón en su lenguaje. Como dijo Nietzsche "Los antiguos griegos eran muy habladores y muy persuasivos, pues en una oportunidad convencieron a un hombre tartamudo, diciéndole que era el que mejor hablaba de toda la polis y ¡He ahí surgió el gran Demóstenes!!".
Empero, los sofistas cobraban muy caro (precio elevado) sus lecciones de retórica como de leyes y eso lo sabía muy bien un sofista llamado PROTÁGORAS(2), quien era natural de Abdera y que por cierto fue amigo de Pericles. Sócrates admiraba mucho a Protágoras por su bella elocuencia en las palabras y porque para él, fue uno de los que mejor argumentaban en todo Grecia. Incluso Platón(3) quedó estupefacto al enterarse que Protágoras había obtenido grandes beneficios económicos gracias a la enseñanza pública y por cierto, con mención a sus honorarios, hace decir a Protágoras: "Cuando (un discípulo) ha aprendido conmigo, si quiere me entrega el dinero que yo estipulo, y si no, se presenta en un templo, y, después de jurar que cree que las enseñanzas valen tanto, allí lo deposita".
Y hablando de honorarios y enseñanza pública, Diógenes Laercio nos cuenta que las clases que daba Protágoras eran muy caras y los únicos que estaban en posibilidad de pagarle, eran hijos de griegos o extranjeros con buena posesión económica, sin embargo, cierto día Protágoras aceptó como discípulo a un joven de nombre Evatlo (Euathlus), quien era un muchacho muy pobre, pero con mucho empeño para ser Abogado. El pacto estaba acordado, Protágoras decidió enseñarle a cambio de que le pagase el dinero al acabarse sus estudios y éste gane su primer caso como "abogado".
Sin embargo, al culminar sus estudios, el joven Evatlo no aceptaba ningún trabajo que tuviera que ver con el de defender un caso (ir a un tribunal), pues Evatlo pensó que de ese modo conseguiría burlar (evadir) la propuesta pactada con Protágoras. Evatlo creyó ser más listo pues había recibido las clases y no se veía en la obligación de pagarlas., Pero Protágoras, nada tonto, decidió demandar a Evatlo y este le dijo:

"Las razones por las cuales estoy ante este tribunal aun no las comprendo bien, pero lo que si comprendo es que la justicia está de mi lado y no del lado de los injustos".
"La justicia está del lado de los justos, de aquellos que obran bien, no de acuerdo al corazón, sino de acuerdo a la razón y por lo tanto estimado Evatlo, si tu fueras un hombre justo ¿entonces porque estás aca?" - comentó Protágoras

"Si yo estoy aca es porque he sido víctima de una injusticia, pero te demostraré que tu demanda no procederá, porque los dioses no pueden castigar a quien con justicia actúa, pues te recuerdo que si tú me ganas, yo igual no tendré que pagarte nada" - refutó Evatlo

"Entonces estimado Evatlo, muestrales al tribunal, a los señores del jurado que tú "tienes" la razón y también muestranos como argumentas eso que dices, pues será interesante escuchar de una mente tan joven una magna sabiduría". - contestó Protágoras
Entonces concluýó Evatlo diciendo al sofista:
"Escuchame bien Protágoras y prestame mucha atención: Si tú ganas este caso, yo seguiré sin haber ganado un solo caso y por tanto, no tendré que pagarte; pero si el caso lo gano yo, entonces por mandato judicial, tampoco tendré que pagarte".
A lo que Protágoras respondió:
"Un espléndido argumento joven Evatlo, pero fíjate que nada de eso sucederá. Porque si yo gano el caso, tendrás que pagarme por mandato judicial; pero si el litigio lo ganas tú, ya habrás ganado tu primer caso y entonces, apelando a los términos de nuestro pacto, como dos hombres de palabra, tendrás igualmente que pagarme".
Hubo silencio total y al final el jurado no pudo resolver tales argumentos.
SI usted fuera el juez, ¿a quien le daría la razón?..he ahí un problema filosófico.
------------------------------

Notas:

(1) Lisias, (Atenas, 458 - 380 a. C.) fue uno de los diez oradores áticos.Tenía un talento incomparable para adaptar sus discursos al carácter de sus clientes. Los rasgos más destacados de su estilo, como demuestran las obras que de él se conservan, eran la pureza, la sencillez y la claridad. Llegó a escribir 233 discursos, de los que sólo se ha conservado una treintena. Sus discursos más conocidos son Contra Eratóstenes, Contra Simón y Sobre el asesinato de Eratóstenes. Platón alude a Lisias y su familia al principio de La República y en el Fedro.
(2) Protágoras de Abdera - Πρωταγόρας (485 a. C.-411 a. C. aproximadamente), sofista griego. Experto en retórica que recorría el mundo griego, cobrando elevadas tarifas por sus conocimientos acerca del correcto uso de las palabras u ortoepeia. Platón le acredita como el inventor del papel del sofista profesional o profesor de "virtud", entendida como conocimiento y habilidad para tener éxito mundano.Fue un pensador viajero, celebrado y necesitado allí donde fuera. Uno de los primeros ateos en la historia, aunque para otros, el primer agnóstico.
 (3) Ver el Diálogo de Platón que lleva por título Protágoras.

viernes, 3 de diciembre de 2010

WITTGENSTEIN: El Ingeniero/matemático que terminó siendo Jardinero y Filósofo

"Trabajó como jardinero, para reprimir en su vida todo lo que no fuera coherente con su particular tabla de valores".


Mario Vargas Llosa*
(Nobel de Literatura 2010)

Sabemos que los filósofos son hombres que se dedican a pensar más que otros, pues estudian teorías, analizan problemas y plantean propuestas de solución ante las dificultades mentales que encuentren a su paso. Sin embargo, la carrera de un filósofo no solo radica en mejorar y analizar el pensamiento, sino también trata de plasmar a la realidad, aquello que formuló como teoría, con la finalidad de ver resultados en su esfuerzo mental. Razón por la cual muchos de ellos se dedican a enseñar (docencia, cátedra, profesorado) o bien a escribir libros, pero en ambos casos buscan reflejar su pensamiento, sea a través de la enseñanza o de la escritura, pues un filósofo sabe que tiene entre todos sus deberes, el deber de nunca dejar de pensar.



Ahora bien, existe el caso de filósofos que buscan ganarse la vida de una manera muy distinta a la actividad académica o a la escritura, para lo cual realizan actividades o labores muy alejadas de la labor intelectual, como por ejemplo, el caso del filósofo Baruch Spinoza, quien por la mañana se dedicaba a pulir los cristales de lentes, ganándose algunos centavos durante el día para poder comer. Pues bien, el filósofo Wittgenstein no pudo ser la excepción y en el año 1926 ingresó como JARDINERO en un monasterio, dedicándose al cultivo y cuidado de las plantas (rosas en especial). Pero de una manera breve y concisa, conozcamos algunos aspectos de su vida.

Ludwig Wittgenstein, nació en Viena un 26 de Abril de 1889. Fue Ingeniero, Matemático, Filósofo, lógico y Jardinero austríaco (luego se nacionalizaría británico). Proveniente de padres judios, tuvo una educación particular, pues hasta los 14 años de edad fue educado con profesores particulares. Cursó estudios en la Escuela Real de Linz y en la Es­cuela Técnica Superior de Berlín. Su formación como ingeniero lo llevó a inscribirse en la Universidad de Manchester y a diseñar un exitoso motor para aviones. Pronto sus intereses se desplazaron hacia las matemáticas puras y el problema de su fundamentación. El libro que leyó Wittgenstein, el cual hizo nacer la vocación de Filósofo en él, fue el Principia Mathematica, publicada por Bertrand Russell a quien cierto día Wittgenstein lo abordó (a la salida de una clase) y le dijo: "Profesor Russell, quiero que usted me diga si soy un idiota o no". Russell consternado le preguntó sobre la razón de una petición y Wittgenstein le contestó: "Porque si soy un idiota voy a seguir haciendo lo que hago, que es dedicarme a la inge­niería aeronáutica; y si no lo soy, deseo dedicarme a la filosofía". Russell con mucho tino le respondió: "Verá, en verdad no sé si es usted un idiota o no. Tráigame algo que haya escrito para que yo pueda leerlo y hacerme así, quizá, una idea respecto de su inteligencia". A los pocos días, Wittgenstein volvió a abordarlo, esta vez para entregarle un es­crito. Russell lo leyó y al día siguiente, al encontrarse con Wittgens­tein le dijo: "Usted no debe dedicarse a la ingeniería aeronáutica".


Tras morir el padre de Ludwig en 1913, éste viajó a Noruega, en donde construyó una cabaña y vivió solo en un profundo aislamiento durante un año. Ahí en la soledad de su cabaña se dedicaba a resolver problemas matemáticos y problemas de la lógica, mientras con Russell mantenían correspondencia.

Al empezar la primera guerra Mundial en 1914, Wittgenstein formó parte voluntario de la artillería austriaca. Fueron 4 años que estuvo ahí, pero siempre llevaba consigo cuadernos en donde anotaba sus pensamientos filosóficos, hasta que en 1918 cae prisionero del ejército italiano y ahí encerrado dispuso de tiempo libre para revisar sus apuntes y corregirlos. En la prisión lo veían como un hombre lacónico, silencioso, melancólico y extraño. Luego de la guerra fue liberado en 1919 y regresando a Viena renunció a la parte de su herencia. Una vez en Viena, se encontró con Russell y discutieron punto por punto en un salón la tesis que planteaba el Tractatus, publicado por primera vez en 1921 con la introducción de Russell.

El Tractatus Lógico Philosophicus iba a ser la obra que revolucionaria en el campo de la lógica por la explicación detallada de cómo veía el mundo y las cosas que hay en el mundo, además analiza los problemas del lenguaje y los problemas de la lógica. Incluso, organizó un debate en donde Wittgenstein discutía con sus mayores y no de una manera “respetuosa” que digamos, pues era muy polémico y no le importaba si estaba ante “eminencias” de la época o profesores renombrados. Cuando Russell y Moore reconocieron la importancia de la obra y lo felicitaron, Wittgenstein pasó, los miró y alzó el brazo diciendo “Ustedes no entienden, ni podrán entender nada”. Otro suceso se dio cuando le arrojó a Karl Popper un atizador de estufa en el año 1946 cuando Popper daba una conferencia sobre “Ética”.

Hubo un período en que Wittgenstein abandonó la filosofía y trabajó como profesor de matemáticas en algunas escuelas (1920 – 1925), luego su trabajo de jardinero en un monasterio. También le construyó una casa a su hermana, lo cual le llevó dos años.

Ya por el año 1927 conoce al filósofo Moritz Schlick, gracias a Rudolf Carnap y F. Waissman, con el cual se reunía para discutir problemas filosóficos, con lo cual sintió otra vez un “llamado” a la filosofía y que su trabajo en el Tractatus no estaba terminado, pues quedó inconforme y empezó a ver otras perspectivas y ha plantearse otros problemas filosóficos distintos a los que ya había escrito en el Tractatus. Fue así como en el año1929 obtuvo el doctorado en Filosofía (Cambridge) y organizó una conferencia sobre Ética, dictando también clases pequeñas que con el tiempo llegaron a reconocérsele. En esa nueva obra las Investigaciones Filosóficas, da a conocer que la filosofía no es una teoría, sino una constante actividad. Además en el nuevo libro cambia el panorama que él tenía de ver al mundo, tal como lo describió en el Tractatus y opta por plantear un nuevo problema acerca de los juegos del lenguaje. Esto ha marcado el eje de la filosofía del lenguaje, la cual ha llegado a nuestros días.

En el año 1937 Wittgenstein se nacionalizó británico, mientras que sus clases y sus apuntes de clases empezaban a circular notablemente. Una vez que se desató la segunda guerra mundial, colaboró como enfermero en Londres y Newcastle. Ya por el año 1947 renuncia a su cátedra en Cambridge y se fue a vivir a Irlanda, donde en 1951 fallece víctima de un cáncer a la edad de 62 años, dejando como últimas palabras al médico que lo estaba asistiendo lo siguiente: “Dígales porfavor a mis amigos que he tenido una vida maravillosa”, luego de esto falleció.


Cito a continuación, algunos de sus mejores aforismos, pues como bien dijo él mismo "Quiero dejar en claro que quizás en mis cortas sentencias, se ocultan grandes visiones".

1. “El mundo es la totalidad de los hechos y no de las cosas”.


2. "El mundo es todo lo que acaece".


3. "La filosofía es una lucha contra el embrujamiento de nuestra inteligencia mediante el uso del lenguaje".


4. "Lo que se deja expresar debe ser dicho de forma clara".


4.1. "Lo que escribo aquí puede ser materia débil; solo así estoy en situación de producir lo grande e importante".


5. "Los límites de mi lenguaje, son los límites de mi mundo". (T.L.Ph. 5.6)


6. "Revolucionario será aquel que pueda revolucionarse así mismo".


7. "Sentimos que aún cuando todas las posibles cuestiones científicas hayan recibido respuesta, nuestros problemas vitales todavía no se han rozado en lo más mínimo. Por supuesto que entonces ya no queda pregunta alguna; y esto es precisamente la respuesta". (T.L.Ph. 6.52)


8. "Mis proposiciones esclarecen porque quien me entiende las reconoce al final como absurdas, cuando a través de ellas -sobre ellas- ha salido fuera de ellas". (T.L.Ph. 6.54)


9. "Una palabra nueva es como una semilla fresca que se arroja al terreno de la discusión".


9.1 "Hay reflexiones que siembran y reflexiones que cosechan".


10. “Un filósofo que no toma parte en las discusiones es como un boxeador que nunca entra al cuadrilátero”.


11. “El pensamiento de un hombre ocurre dentro de su conciencia en un aislamiento, en comparación al cual cualquier aislamiento físico es una exhibición a la vista pública”.


12. “Es una hipótesis que el sol saldrá mañana, y esto significa que no sabemos si lo hará”.


13. “La lógica se cuida a si misma; todo lo que tenemos que hacer es mirar y ver cómo lo hace”.


14. “La lógica no es un cuerpo doctrinario, sino una imagen espejada del mundo. La lógica es trascendental”.


15. “No podemos pensar nada ilógico, porque de lo contrario tendríamos que pensar ilógicamente”.


16. “El mundo es independiente de mi voluntad”.


17. “Nada es tan difícil como no engañarse”.


18. "Lo que es pensable, podría ser también posible".


19. "Cuando llegué a casa esperaba una sorpresa y no había sorpresa alguna para mí; por lo cual, sin duda, quedé sorprendido”.


20. "De lo que no se puede hablar, mejor es CALLARSE".


---------------------------------------------
* "Wittgenstein en Máncora" - Artículo escrito en la revista "Caretas" - Enero 2003.











martes, 30 de noviembre de 2010

¿Por qué me agrada LA FILOSOFÍA?

Muchos me preguntan: "¿Efraín, por qué te gusta la filosofía?" , otros "¿Qué de bueno le encuentras a la filosofía?" y algunos "¿Por qué elegiste dedicarte a la filosofía?".

Bien, para los que me preguntaron esto en persona, a través de los e-mails que recibí o por msn, creo haberles respondido (si no mal recuerdo) que en mi libro está la explicación del porqué elegí considerarme o ser filósofo y dedicarme a la filosofía. A lo mejor no fui tan claro explicándoles acerca de mi gusto, de mi pasión por la el conocimiento filosófico y pido disculpas por ello. Sin embargo, pienso compartir con ustedes algunos párrafos de mi libro dedicado a la filosofía. Ahí sabrán el porqué de mi vocación.

(Nota: Si ven éste símbolo “(…)”, significa que he cortado ahí un párrafo que sigue, pues si desean saber más, esperen pacientemente la publicación de mi libro en donde trato muchos más temas sobre la vida, la existencia, el mundo y la realidad)

Sobre la Filosofía.- Desde hace mucho tiempo atrás, la filosofía ha marcado los orígenes del saber humano. No solo fueron los antiguos griegos que se dedicaron a filosofar sobre el origen del mundo o la naturaleza, sino en oriente ya existían sabios y pensadores que buscaban el sentido de la existencia misma del ser humano y la misión que tiene el hombre en el mundo…(…)…hombres que entendieron mediante la razón, que la filosofía nos distingue de los bárbaros y salvajes, pues tenían muy en claro que el primer paso hacia la filosofía es la incredulidad, pues luego en Grecia sería la admiración o el asombro…(…)...

(…)…Ahora bien, me agrada la filosofía porque no es sólo una teoría, sino una actividad racional. Además valoro mucho el aspecto en que la filosofía reconoce al hombre tal como es, puesto que si el hombre ha caído por alguna debilidad, la filosofía se encarga de ayudarlo, ¿cómo?, pues simple, mediante el gran legado que los antiguos filósofos nos han dejado, los sabios consejos y escritos (obras) que no solamente marcaron su vida, sino que además reconocieron que por más imperfecto que sea el hombre, sólo el que es racional, estará dispuesto a enmendar y reivindicar sus actos mediante la razón y el conocimiento…(…)….la filosofía viene a ser el camino asequible al conocimiento…(…)

(…)…empero, considero apropiado que debo recurrir a un planteamiento lógico para explicar mejor las razones en el estudio de la filosofía:

1. La filosofía nos aproxima a cuestionar la verdad, lo que conocemos como bien y a buscar una explicación objetiva y racional a la realidad de la vida.

1.1. La filosofía nos ayuda a cuestionar la moral, la verdad, el bien y buscar una explicación (lógica, coherente o racional), significa que nos mostrará cuál es el camino que debemos seguir, siempre y cuando esté de acorde con lo racional…(…)

2. La filosofía es la mejor arma para destruir las cadenas de la ignorancia.

3. La filosofía busca contemplar el camino y enrumbar hacia el horizonte, pretende alcanzar la cima de la montaña, más allá de las tormentas que quieran hacer sucumbir al eterno buscador de la verdad.

4. Considero a la filosofía como la ciencia que antepone la pregunta a la respuesta. Dado que permite cuestionar lo conocido y dudar incluso de lo que se sabe. Porque impone una búsqueda interna para saber incluso lo que estás buscando. Porque es el refugio del pensamiento cuando la vida coloca interrogantes que las demás ciencias son incapaces de resolver. Porque para la filosofía no hay respuestas equívocas, ni verdades absolutas y por tanto su ejercicio siempre es el correcto para el foro interno de la persona que lo practica y ayuda a los demás al compartir dicho saber…(…)

Una vez que recurrí a la lógica para demostrar razones fácticas de la filosofía, ahora procederé a la explicación de lo que encuentro en la filosofía.

Lo primero que encuentro es el estudio de la razón, pues al alejarnos de supersticiones y sacarnos de la ignorancia en que vivimos, podemos ver con mayor claridad los acontecimientos que suceden en el mundo con una perspectiva crítica de la realidad, pues es deber de todo filósofo tratar de “transformar el mundo” como lo dijo Marx, para que el mundo que habiten las futuras generaciones sea un lugar óptimo.

(…)…es por eso que la filosofía te ayuda a tener otra perspectiva de la realidad, otra percepción de la vida y ver las cosas mas detalladas con un criterio racional…(…)…te ayuda a pensar mejor sobre tus decisiones y las cosas que haces…(…)…algo muy importante es que te enseña a no pensar como los demás, cometiendo los mismos errores, sino que ante los errores que uno comete, ayuda a como reivindicarte para seguir adelante y no caer en lo mismo (puesto que como humanos, siempre estamos propensos a cometer errores, como para progresar y surgir, muchas veces se tiene que sufrir, pues recuérdese que nada es fácil en la vida)…(…)…sólo podrá entender lo que digo a quien le guste la filosofía y la tiene en su vida, pues le ayuda a obtener un conocimiento espléndido de todas las lecturas que realiza y los estudios que analiza mediante la investigación, pues poco a poco la filosofía te ayuda a discernir entre muchos pensamientos y optar por las soluciones más razonables y objetivas, aquellas que aplicará uno en la realidad…(…)

(…)…por esta razón y por otras, existen personas que no les gusta la filosofía porque requiere pensar, requiere cuestionarse, interrogarse si lo que le dicen a uno es cierto o no, requiere el debate para poder hallar mejor comprensión en la heurística, como también requiere la explicación de argumentos coherentes y reales (no trasmundos, ni supersticiones), porque la filosofía requiere ponerse a pensar por sí mismo y te ayuda a generar la duda, pero no para que vivas en la incertidumbre, sino para que investigues y averigües lo que realmente es válido y el grado de certeza en las cosas que indagas. Si no te gusta filosofar es porque estás acostumbrado a vivir como los demás, hacer lo que los demás hacen, someter tu voluntad a lo que otros digan y no a elegir por ti mismo, a obedecer como un manso corderito lo que un supuesto “líder” te diga, sin saber si le sigues por las razones coherentes o porque el resto de la gente lo sigue sin saber su porqué. La filosofía te brinda armas para pensar por ti mismo, pues recuerda que donde todos piensan igual, es porque ninguno de ellos piensa en serio(…)…debemos tener muy presente que la filosofía hace trabajar a la mente para darle un sentido a la vida, pues no va a buscar el sentido de algo que no lo tiene. Es uno quien le da un sentido a su existencia y de eso se encarga la filosofía al darte los medios, los pasos a seguir…(…)….te enseña a ser leal a tus principios, a principios que consideres válidos y aplicables para tu vida, no a “principios universales”, “moralistas” o “eternos”…pues uno mismo considera lo que está bien y que está mal de acuerdo a la razón y no a dogmas, ni ilusionismos baratos…(…)

(…)…por esa razón puedo decir que la filosofía es para gente que le gusta pensar de manera inteligente, a dar respuestas coherentes y aplicables a la realidad, a lo existente, no a lo inexistente o a lo que se cree que “existe” y no se tiene evidencia concreta de la existencia o no existencia de ello, pues ante un caso así, aplicamos la navaja del filósofo Guillermo de Ockham, que ante dos teorías debe elegirse siempre la más simple, por ejemplo, si surge una teoría que afirma la existencia del unicornio y sin embargo no se ha visto ninguno, más surge otra teoría que dice que el unicornio no existe por la misma razón que no hay prueba coherente, factible y objetiva en la realidad, entonces se opta por esta última, pues es la más asequible a la realidad…(…)….por esa razón, el estudio de la filosofía te enseña a no dejarte llevar por la mentalidad general de la sociedad o por meras “creencias”, sino que sirve para indagar en muchos temas de manera racional.

La filosofía busca que la humanidad no viva en supersticiones y salga de la ignorancia en que viven, pues ayuda a enfrentar y afrontar la realidad tal y cual es. Ayuda a comprender el Destino.

**Para ver la versión completa de este escrito, como mencioné al inicio, habrá que esperar pacientemente la publicación de mi libro**


domingo, 28 de noviembre de 2010

VOLTAIRE: "El Buen Brahamano: Felicidad vs Sabiduría"

El Filósofo Voltaire nos relata una historia que realmente deja pensando a más de uno. Me tomé la molestía de transcribirla para que muchos de ustedes lo conozcan, pues el final contiene una gran reflexión.

"El Buen Brahamano"

Había una vez un hombre (El buen Brahamano) que vivía atormentándose la existencia, empeñado en descubrir los misterios del alma y la esencia de la naturaleza del pensamiento. Una vez su discípulo va a visitar a una mujer que vivía a no mucha distancia de la casa del Maestro y le pregunta que cuál era el concepto que ella tenía de la naturaleza y origen del pensamiento. La mujer, sorprendida, le contestó que jamás había oído hablar de tales cosas que en nada le interesaban, y que lo único de que estaba profundamente convencida era de la metempsícosis de Vishnu y que con tal de poder proporcionarse siempre su poquito de aguas sagradas del Ganges para sus abluciones, ella se consideraba la mujer más feliz del mundo.

Admirado de la felicidad de esta simple mujer, aquel mismo día el díscipulo fué a contar al Maestro lo que había oído y le dice: "¿Cómo es posible que un sabio como tú maestro, lleve una vida de tormentos en tu empeño de escudriñar los inescrutables misterios del pensamiento, cuando a pocos pasos de tu casa, existe una mujer que sin preocuparse de esas cosas, vive contenta y es realmente feliz? El Maestro fijando la mirada en el discípulo, le contesta: "Es muy cierto cuanto dices, y yo mismo ya he pensado varias veces en lo feliz que sería si pudiese ser tan ignorante como mi vecina; pero, la verdad, yo no querría para mi, la felicidad de esa pobre mujer".

El mismo Voltaire sorprendido de la historia que escribió, comenta: "Nada en esta vida me ha hecho pensar tanto, como este incidente". Es cierto, Voltaire nos enseña que para la humanidad, existe algo de más importancia que la llamada "felicidad" y es la sabiduría (el conocimiento). Debemos recordar que en el "Fausto" de Goethe, el hombre lleva en lo más íntimo de su existencia, un recóndito pero indomitable deseo de saber, cual presintiera que es en la sabiduría en donde se encuentra su redención.

Si algún día usted amable lector tiene que escoger entre la "felicidad" o la sabiduría (el conocimiento), piense y medite bien por cual de los dos optaría, pues no vaya a ser que por elegir lo que supuestamente acarrearía un bien, termine conllevándolo a un mundo de tristeza y sufrimiento.

Recuerde que: "Realmente nadie es infeliz, sino en la medida que se considere a sí mismo infeliz". 

miércoles, 24 de noviembre de 2010

24 de NOVIEMBRE de 1632 NACIÓ EN AMSTERDAM BARUCH SPINOZA "EL APÓSTOL DE LA RAZÓN"

“El más alto bien consiste en el conocimiento de la unión que hay entre la mente humana y la Naturaleza. Este es el fin que yo me propongo: Alcanzar ese conocimiento para mí mismo y tratar de que la mayor parte de las gentes alcancen también ese conocimiento. En otros términos, es parte de mi felicidad ayudar a los demás a comprender el Destino, siquiera tanto como yo lo he logrado, pues sé que moriré pronto y quizás no logre que vivan felices, pero al menos quisiera lograr que vivan tranquilos”.

Baruch Spinoza
“Tratado de Reforma del Entendimiento”

BARUCH SPINOZA, en latín es Benedictvs Spinoza, nació en Ámsterdam un 24 de Noviembre de 1632. Hijo de judíos españoles emigrados a los Países Bajos. Estudió latín con Franciscus Van Den Ende (uno de los mejores profesores de latín de la época) y aprendió también hebreo con la doctrina del Talmud. Cursó estudios de teología y comercio; pero sintió una gran influencia y pasión/dedicación por el estudio de la FILOSOFIA. Debido a ello, influenciaron sobre él los escritos de Descartes y Hobbes, lo cual hizo que se alejara del judaísmo ortodoxo, sobre todo el pensamiento de Descartes, quien escribió: “Nada debe ser considerado como verdadero sino sólo aquello que muestra serlo con buenas razones”, pues Spinoza pensó en que aceptar verdades inverosímiles leyendas por el mero hecho de aparecer en un libro que se califica a sí mismo de divino, pues considerar eso es renunciar a la razón. Tuvo una crítica racionalista de la Biblia muy fuerte, lo cual provocó que fuese por último excomulgado por los rabinos (de la comunidad judía) en 1656. Se retiró a las afueras de Ámsterdam, en donde se refugió en su soledad y escribió sus mejores obras (todas en latín). Para ganarse la vida pulía lentes, mientras por las noches (quedándose hasta muy tarde algunas ocasiones) escribía sus obras y sus pensamientos. Llegó a ser considerado uno de los tres grandes racionalistas de la filosofía del siglo XVII, junto con el francés René Descartes y el alemán Gottfried W. Leibniz.
Spinoza muere en la Haya el 21 de Febrero de 1677, víctima de una fuerte tuberculosis pulmonar. Ningún filósofo debe olvidar por nada en el mundo, lo que este noble pensador dejó como legado a la humanidad.

*Escribiré más sobre Spinoza en otro artículo, pues lo que pretendo con este artículo es recordar al mundo, a través de las grandes mentes de la historia, lo importante que fue su filosofía y la influencia de muchos filósofos, literatos, científicos, músicos, pintores, escritores, juristas y otros pensadores que agradecen de una manera tan especial a Spinoza por el aporte al conocimiento y a la filosofía que dejó como legado para toda la humanidad. Recordemos que sin Baruch Spinoza, no existiría la LIBERTAD DE EXPRESIÓN y tampoco la LIBERTAD DE PENSAMIENTO.

Feliz Día Baruch Spinoza!!! Sabemos que te encuentras en la eternidad y las grandes mentes te rinden hoy un elogio a la altura de tu pensamiento:


“Spinoza es uno de esos hombres cuya grandeza aumenta constantemente con los siglos”.
George Santayana.

“Toda la filosofía moderna es puro spinocismo disfrazado”.
Jakobi.

“Spinoza sintió que su deber era pensar. En efecto, él pensó para la humanidad entera, cuyos ideales los adelantó por espacio de más de un siglo”.
Renán.

“Spinoza no fue discípulo de nadie. Vivió solo, está solo y pertenece a la eternidad del pensamiento humano. Él dedicó su vida toda e íntegra a la filosofía, en la que encontró salvación, paz y libertad”.
Horacio W. Dresser.

“Spinoza está impregnado de sabiduría. El infinito fue su principio y su fin. El universo fue su único y eterno amor”.
Schleiermacher.

“Los más grandes libertadores son aquellos que liberan la mente humana de las creencias erróneas. Spinoza lo hizo”.
Bruno Lesing.

“Para poder hablar merecidamente de Spinoza, habría que invocar la inspiración con que Lucrecio cantó a Epicuro”.
Anatole France.

“Hombres eminentes de la actualidad científica, declaran que en la filosofía de Spinoza está contenida la base de toda la ciencia moderna”.
Belfort Bax.

“El más racional de todos los sistemas filosóficos es el de Spinoza. Su manera de exponer la ciencia de las emociones no ha sido jamás igualada por nadie”.
H. Hoffding.

“Nadie en el mundo ha hecho una mejor exposición de la relación de las pasiones entre sí, que la que hizo Spinoza”.
Johannes Muller.

“Al expulsar de la comunidad judía de Ámsterdam a Spinoza, los rabinos dieron al mundo uno de los pensadores supremos”.
Coralnick.

“Como casi todos los grandes filósofos, Spinoza tuvo la prudencia de ser un hombre solo, pues no se casó, ni tuvo hijos, porque no quiso verse afectado por el matrimonio, ya que esta institución resultaba un escollo para su noble apostolado”.
Carlos Brandt.

“La humilde manera de vivir de Spinoza – pues fue pobre – es tanto más digna que la admiración, cuanto no fue hija de renunciaciones religiosas, ni tampoco de la rencorosa misantropía hacia los bienes del mundo, sino la consecuencia de lo que él llamaba vida razonable”.
Joseph Ratner.

“Creo que si me hubieran ofrecido una cátedra en alguna universidad para enseñar filosofía, hubiera respondido igual que el sabio de Spinoza y hubiera dicho lo que él dijo, aquello de “discúlpenme, pero no puedo aceptar esa cátedra, pues quiero dedicar con entera e integra independencia a investigar la verdad”, pues lo misma respuesta, sería la mia”.
Voltaire.

“Cuando me preguntaron, “Maestro ¿por qué siendo tan sabio, no tiene dinero?” y yo con todo el debido respeto y cuidado, respondí tal y como dijo Spinoza cuando le ofrecieron dinero y otros donativos, pues Spinoza respondió “El dinero no me serviría sino para pervertirme el espíritu y desviarme la atención de mis estudios”, al igual que él, opino lo mismo”.
Mahatma Ghandi.

“El día en que Spinoza murió, fue el día en que nacieron los hombres verdaderamente grandes”.
Victor Hugo.

“Es doloroso pensar que si los grandes hombres como Spinoza pudiesen haber sido comprendidos en vida, no les llevarían tantos siglos de adelanto a sus contemporáneos”.
J. Stern.

“Le vaste systhéme de Spinoza...contient d´avance, les théories fondamentales de Pécole utilitariste francaise et anglaise”.
Guyau.

“El libro ETHICA de Spinoza, representa la cumbre del racionalismo, jamás leí una obra filosófica tan perfecta sobre la tierra”.
Gaspary.

“De Spinoza es que parten todas las corrientes filosóficas modernas: Kant, Fichte, Hegel, Schopenhauer, Nietzsche, etc.”.
Frank Sewall.

“Cuando pregunté a Spinoza sobre ¿qué es lo que existe fuera de Dios? y creí que no me iba a responder, con lo cual yo iba a ganar ese “duelo intelectual”, Spinoza me respondió “Aun no logras entender que fuera de Dios no existe, ni se puede concebir ninguna otra substancia” y con eso no quise reconocer que me ganó”.
G. W. Leibniz.

“Spinoza y Kant, fueron los que influyeron en gran parte de mis pensamientos”.
A. Schopenhauer.

“Para poder ser filósofo, se requiere primero poder comprender a Spinoza”.
G.W.F. Hegel.

“Es increíble que un hombre tan sabio como Spinoza haya existido en la tierra, sin duda es innegable que lo divino está inmanente en lo humano”.
Beethoven.

“En muchos aspectos, la “Ethica” (obra) de Spinoza es la obra filosófica más notable que jamás se haya escrito.
Horatio Dresser.

“Spinoza es mi único maestro; el único filósofo que mora junto conmigo en la cumbre de las más altas montañas; peligroso solamente para los que viven en los valles bajos de la vida”.
F. Nietzsche.

“Spinoza es el filósofo que con más profundidad ha sabido penetrar en los dominios de este mundo”.
Jodl.

“Spinoza es el más grande de todos los filósofos modernos, pues ha sido él, el primero en considerar el cuerpo y el espíritu, no como dos cosas separadas, sino como una sola cosa”.
Albert Einstein.

“No solo fue a través de los filósofos, sino también a través de los poetas, que el nombre de Spinoza se hizo universalmente conocido”.
Robert Hering.

“Goethe fue el primero de los grandes pensadores en dar a conocer al mundo, la verdad de la filosofía de Spinoza”.
Matthew Arnold.

“Al igual que Diógenes, Spinoza tuvo también la rara virtud de saber vivir y obrar de acuerdo con los principios que profesaba”.
Haendel.

“La filosofía de la dependencia humana se convierte en la filosofía de la liberación humana. Y este fue el acto de trascendencia histórica y universal de Spinoza: ofrecer al mundo un sistema de libertad y de determinismo unidos”.
Coralnick.

“Spinoza quien durante toda su vida y por espacio de más de un siglo después de su muerte, fue constantemente execrado como ateo, hizo de Dios una parte más integrante de su filosofía que ningún otro filósofo”.
J. Ratner.

“Spinoza sacó a Dios de entre las tapas de un libro, para ubicarlo dentro de la naturaleza”.
Abraham C.

“Uno de los méritos de la “Ethica” de Spinoza consiste en que subconscientemente ella reconcilia esas filosofías aparentemente opuestas: Zarathustra – Krishna - Buda – Jesús; Maquiavelo – Nietzsche; Sócrates – Platón – Aristóteles, etc. Spinoza las mezcla y las convierte en una unidad armoniosa, constituyendo con ellas un sistema moral que está considerado de ser el triunfo supremo del intelecto humano”.
Will Durant.

“La doctrina de Spinoza ha salido ya de la crisálida y comienza a revolotear en la mente humana, como un poema de Goethe”.
Heine.

* Y ahora un regalo especial por parte de GOETHE para SPINOZA, pues en su obra “Poesía y Realidad”, en la cual, el Padre del romanticismo alemán (Goethe) hace la siguiente declaración:

“El ser que influyó más decisivamente en mí y que estaba destinado a afectar toda mi manera de pensar, fue Spinoza. Después de haber buscado en vano por todo el mundo una filosofía que deje satisfecho mi temperamento, tropecé con la “Ethica”de este gran filósofo.

Me sería imposible siquiera dar una idea de lo mucho que aprendí con sólo leer por encima esa obra que luego tuve que volver a leer muchas veces con atención. En ella encontré un consuelo para mis pasiones y al mismo tiempo, a medida que la iba leyendo, me parecía que se abría ante mi vista una perspectiva sin fin, tanto del mundo sentimental como del moral. Pero lo que más me llamó la atención fue el noble desinterés que brilla en cada una de sus páginas. Este pensamiento: “Aquel que realmente ama a Dios, no espera que Dios lo recompense amándolo también”, así como las proposiciones preliminares en que descansa y las consecuencias que le siguen, colmó de satisfacción las aspiraciones de mi pensamiento.

Pero no debemos olvidar que las uniones más íntimas son las de los caracteres más opuestos. La calma con que todo lo allana Spinoza contrasta mi actividad impulsiva; su método matemático es la antítesis de mi sentimentalismo poético. Sin embargo, ese contraste, es el que me hizo el más entusiasta de sus discípulos, el más decidido de sus admiradores.

Aunque ya hacia tiempo que ya había oído hablar de Spinoza, fue una invectiva contra él, lo primero que me motivó a estudiarlo. Siempre agradeceré al autor de dicha diatriba, la oportunidad que me dio para interesarme por tan noble y admirable filósofo holandés y nunca podré olvidar la tranquila, espiritual y claridad de visión que experimenté cuando leí las obras póstumas de Spinoza.

Después de terminar de leerlo, me di cuenta de que jamás había yo visto el mundo de una manera tan clara, para mí fue aquello una revelación que me hizo cambiar por completo mi criterio en general. Debo confesar que las ideas y el pensamiento de Spinoza, quedaron grabadas muy fuerte en mi mente y fueron aquellos pensamientos de Spinoza, los que determinaron el curso de mi vida”.

GOETHE
--------------------------------------------------------------------------------------
Cierto día me preguntaron ¿por qué admiras y hablas tan bien del filósofo Spinoza? y yo respondí:

Recuerdo que en el año 2008, mientras cursaba mi último año de Derecho, no encontraba sentido a la vida, ni a la existencia, fue entonces cuando el estudio de la filosofía me empezó a dar algunas respuestas. Sin embargo, un pequeño libro de título “Ethica” de un tal Baruch Spinoza, fue realmente el otro evangelio, que así como el Zaratustra de Nietzsche, la “Ethica” de Spinoza, también determinó el curso de mi vida y empecé a entender lo que no pude entender, llegué a conocer muchos misterios de la vida, sobre Dios, sobre la naturaleza, sobre el hombre, pero más de la existencia; fue cuando mi vida empezó a dar un gran cambio gracias a Spinoza, a quien hoy por hoy lo considero el mejor de los filósofos y el mejor de mis maestros”.

David Efraín Misari Torpoco
"HPHRAIM"

lunes, 22 de noviembre de 2010

FILOSOFÍA DE UNA RELACIÓN SENTIMENTAL

“Es cierto aquello que dijo Aristóteles, de que el hombre es un animal racional, pero a mi parecer le faltó agregar que a la vez, es el más complejo de entender, sobre todo en el aspecto sentimental. Será por eso que el filósofo Pascal dijo: El corazón tiene razones que la razón desconoce”.

David Efraín Misari Torpoco.

Prolegómenos

No pretendo que este escrito sea un paradigma a seguir, pero si en algo puede ayudar o contribuir a esclarecer o ver mejor algunas cosas sobre como tratar de llevar una buena relación sentimental, entonces consideraré que este trabajo ha cumplido su cometido y me sentiré aún mejor si con esto puedo ayudar en algo a las parejas, como también a las futuras parejas.

¿Cómo puedo llevar bien una relación sentimental?

Como seres humanos somos más que complicados, pues aparte de tener que lidiar con nuestros instintos, debemos también mantener bajo control todas nuestras emociones, sentimientos y demás cosas que nos hace diferente de los seres que no son racionales o que no son tan avanzados como nosotros; entre todos estas cargas emocionales se encuentran el temor, el miedo a lo nuevo, el temor al cambio, al enfrentarse a lo desconocido, como cuando se inicia una relación sentimental, todos nos hemos enfrentado a la incertidumbre de una nueva relación y en algún momento nos habremos preguntado si esta persona a la que estamos dejando entrar en verdad nos quiere o nos ama, o si en verdad sienten lo mismo que nosotros estamos experimentando. Para esto trataré de dividir el tema en 4 puntos.

1. Toda relación de pareja conlleva un proceso natural en el cual se requiere de tiempo, mucho esfuerzo y dedicación. Este proceso se construye.

Actualmente nos encontramos viviendo a velocidades extraordinarias, nada ni nadie permanece estático, como lo creía el buen Parménides, pues todo cambia y todo fluye, como bien lo sentenció el filósofo Heráclito, sin embargo, piensan algunas personas que lo estático se aplica también a nuestras relaciones. Cuando de una relación sentimental hablamos, pueden suceder dos cosas, pues con el tiempo y la convivencia o “evolucionamos” o “involucionamos”, bien lo dice el antiguo adagio “Renovarse o morir”, puesto que de esto depende que lleguemos a formar un vínculo estable y duradero, pues es vital siempre pugnar por que la relación prevalezca; lo más lógico es que nuestra preocupación y esfuerzo por trabajar en nuestra relación sea constante, aunque en ciertas (algunas, no todas) ocasiones lo mejor es simplemente no hacer nada, pues nuestro esfuerzo por agradar o arreglar las cosas puede ser contraproducente y esto podría acarrear o traer algunos problemas.

2. En ocasiones lo mejor es mantener la calma y esperar.

Como es sabido, al inicio de una relación la incertidumbre nos hará presa fácil y no sabremos qué hacer, pues si somos nosotros los que caminamos a pasos acelerados, enamorándonos con más facilidad, estaremos en la búsqueda constante de la afirmación de que nos correspondan con la misma intensidad, ya que podríamos llegar a ser un poco compulsivos en esta tarea y ser un poco molestos; cuando en cambio deberíamos entender que habrá momentos en los cuales no es necesario hacer nada, simplemente mantenernos atentos y receptivos, dando tiempo a nuestra pareja de que analice la situación, aclare sus ideas, darle el suficiente espacio para sentirse segura o seguro para que pueda expresarse libremente.

Pero también puede pasar - y es probable - que alguno de los dos en la relación tenga las cosas más claras que el otro; si se da este caso lo más recomendable es no forzar la situación, tratando de apresurar al otro(a) para ir al mismo ritmo, si vamos muy rápido quizás la otra persona no responda como esperamos y lo único que conseguiremos es que la relación termine estancándose y se nos cierren todas las posibilidades de evolucionar juntos, pues nuestra insistencia puede tener como resultado que la otra persona se encierre en un caparazón. Para esto debemos tener muy en cuenta que no todas las personas vamos al mismo ritmo, hasta para demostrar nuestras emociones y es un hecho que hay que saber respetar. Recuérdese algo muy importante: “Todas las personas somos muy diferentes” y eso nos hace no solamente únicos, sino muy especiales.

Pero antes de intentar profundizar en la relación ansiando saber ¿qué siente nuestra pareja?, quizás lo más importante sea ser sinceros con nosotros mismos y aclarar nuestros sentimientos, algo no tan sencillo como se oye, siendo bastante útil tratar de conocer la manera en que experimentamos nuestros sentimientos, así como tener conciencia de nuestras expectativas y todo aquello que nos motiva, pero eso sí, tener expectativas realistas, pues si las expectativas que tenemos son muy altas (o muy idealizadas) lo más probable es que tarde o temprano llegue la decepción, pues tratar de ser realistas cuando se está enamorado no siempre es fácil, pero vale la pena intentarlo.

3. Es bueno saber y recordar que existen personas que con tan solo un saludo o sonrisa, de la persona que les gusta, arman toda una historia de película sobre su futura relación, cuando ni siquiera han dado el primer paso.

Esto suele suceder a menudo y algunas personas crean y mantienen en su cabeza el guión de la “película perfecta que desean rodar”, a la espera de encontrar al “actor o actriz” que protagonizará la trama junto con ellos, pero no es tan simple, pues las relaciones sentimentales y el amor de la pareja implica trabajar juntos, se debe trabajar día a día, con cada pequeño detalle, cada palabra, cada acción y sobre todo con respeto de las cosas que se queden.

Pues como algunas veces se dice “ni mucha avaricia, ni poca ambición”, esto también se aplica al inicio de las relaciones sentimentales, no hay que ser tan osados y atrevidos que nos puedan rechazar sin antes habernos conocido, como también no ser tan cautos que nunca hagamos nada por conocer a la persona que nos interesa.

4. Siempre debemos mantener el equilibrio y la calma.

La honestidad sentimental es importante, si logramos serlo con nosotros mismos lo podremos ser con los demás, una cuestión que muchas veces es difícil pero no imposible, pues si nos esforzamos es posible que nos adaptemos a nuestra relación de pareja. Para ello debemos tener paciencia, pues toda relación sentimental implica un trabajo (como ya dije), un crecimiento (la pareja crece junta, por eso la relación es de dos y no de uno) y esto lleva su tiempo, pues todo es una secuencia de pequeños momentos buenos (no confundir con felicidad), como también momentos malos (difíciles) en donde hay que saber - con la mayor madurez mental posible - controlar la situación y buscar la mejor manera de solucionar el conflicto, sin que nadie salga lastimado o dañado.

Recuérdese que:

Una buena relación no se construye en un día, aunque el amor surja en un instante, pues si quieres que tu relación sea buena, trabaja por ello y con tu pareja pónganse de acuerdo en como ambos decidan llevarla y afrontarla para el bien de los dos.


sábado, 6 de noviembre de 2010

LA CAJA DE PANDORA: La Encantadora Desgracia

Muchos de nosotros hemos escuchado la frase “Caja de Pandora” y aunque algunos tienen una idea vaga de lo que pueda tratarse, me tomé la molestia de hacer un pequeño resumen de la mitología griega y poder dilucidar como conclusión final, a qué nos referimos cuando hablamos de la “Caja de Pandora”. Mi curiosidad nació por la conversación que tuve con una ex – alumna y me comentó la interpretación que ella le da, el de “desatar todos los males a la humanidad”. Sin embargo, quise corroborar su interpretación y analizar en el estudio de la mitología griega, como surge este tema.

La historia de Pandora, empieza con el mito de Prometeo, quien robó el fuego a los dioses para entregárselos a los mortales humanos. La historia de Pandora es una venganza de Zeus, o sea, un castigo que se le da a Prometeo por haber revelado el secreto del fuego a los mortales.

A continuación el resumen y luego el análisis que realicé del mito, pues la historia es contada por el poeta HESIODO.

“La Caja de Pandora”

El Gran Zeus, padre de los dioses del Olimpo, ordena a Hefestos “dios del fuego”, esculpir una estatua de una hermosa doncella. Ante esto, Atenea, celosa de Prometeo, se convirtió en su enemiga y echó sobre la estatua una vestidura blanca y reluciente, también le colocó en el rostro un velo, colocó también una corona de flores y un cinturón de oro, quien adornó con policromas figuras de animales. Luego, el mensajero de los dioses, Hermes, le otorgaría el habla a la bella estatua, pero también le implantó mentiras, seducción y un carácter inconstante (difícil de entender) y la diosa Afrodita le daría todo el encanto amoroso.

Fue así que Zeus, bajo la apariencia de un bien, creó un engañoso mal, al cual llamó “Pandora la omnidotada”, pues cada uno de los inmortales dioses había entregado a la hermosa doncella algún nefasto obsequio para los hombres. Una vez creada, la llevaron a la Tierra y era una virgen muy hermosa, pues muchos de los mortales (hombres) caían ante sus pies, ante tan deslumbrante belleza juvenil.

Sin embargo, Pandora se dirigió hacia Epimeteo, el “ingenuo” hermano de Prometeo, llevando entre sus manos una pequeña caja, como regalo de la divina providencia, Zeus. Por más que Prometeo le había dicho a Epimeteo que nunca reciba nada de nadie, que no aceptara obsequios o regalos de ninguna persona, mucho menos de los dioses e incluso Zeus y que si llegase un momento así, rechazara todo obsequio.

Pero como era de suponerse, Epimeteo se olvidó del consejo de su hermano y quedó fascinado por la belleza de la hermosa virgen y acogió el regalo de Pandora, sin darse cuenta del mal que estaba recogiendo. La curiosidad de Pandora y la curiosidad de Epimeteo hicieron que juntos destaparan la caja. Antes de esto, las familias de los mortales, habían sido advertidas por Prometeo que no reciban nada de los dioses, para vivir libres del mal, sin estar sujetos a la esclavitud, al trabajo y exentos de toda enfermedad, ser LIBRES en sentido absoluto. Pero fue más la curiosidad de la virgen Pandora, quien llevaba en las manos su regalo, una gran caja provista de una tapadera y apenas llegó con Epimeteo a una de estas aldeas, las personas se percataron que la caja estaba abierta y juntos abrieron la tapa, en donde seguidamente salieron volando del recipiente innumerables males que se desparramaron por la Tierra con la velocidad de rayo. Como insectos gigantes y en forma de nube volaron fuera de la caja y atacaron a Epimteo y Pandora dejándoles heridas muy graves y luego atacaron a toda la humanidad.

Sin embargo, oculto en el fondo de la caja, había un único bien: la esperanza; pero Zeus con su poder hizo que Pandora (muy herida) deje caer la cubierta antes de que la esperanza pudiera salir, encerrándola para siempre así, en la caja. Pero la desgracia llenaba tierra, mar y aire, bajo las más temidas formas y escalofriantes enfermedades que deslizaban día y noche entre los mortales, pues Zeus así lo había ordenado. Fiebres muy fuertes y seguidas de muchas muertes sorprendieron a los hombres.

La mitología nos describe que los más “horrendos males” para los hombres fueron: la vejez, la enfermedad, la fatiga, la locura, los vicios, el dolor, el sufrimiento, la pasión, las plagas, la tristeza, la pobreza atroz y el crimen. Todos estos males del mundo se habían extendido por la tierra. Lo más triste es que en el fondo de la caja quedó oculta para siempre la esperanza.

Análisis filológico del término “Pandora”

Bien, pues para los que no creen que las raíces etimológicas en las palabras es importante, que tal esto.

Pandora” proviene del griego Πανδώρα y si separamos esto es así: “Pan” significa “todo” y “dora, doro” significa “dar”, tenemos como resultado: “la que da todo” o “la que todo lo da”, pero obviamente sabemos que da todo, pero todo lo malo (las desgracias). Bueno esta es mi simple análisis etimológico del nombre.
Para Paul Mazon y Willem Jacob Verdenius, la palabra “Pandora” tiene un significado con distintos matices, pues la han interpretado como "el regalo de todos"; sin embargo, para Robert Graves significa "la que da todo" (lo cual concuerda con mi explicación), pero además indica que con ese nombre (Pandora) se adoraba en Atenas y otros lugares a Rea. Según Graves, se estaría ante la precursora griega de la “Eva” bíblica, puesto que “Pandora” es quien (como Eva) trae la desgracia a la humanidad. Por algo “Pandora” fue la primera mujer echa por orden de Zeus, para introducir los males en la vida de los hombres.
En los poemas, como por ejemplo en la Teogonía, el poeta Hesíodo, la presenta como la primera de entre las mujeres, que en sí mismas traen el mal. Razón por la cual se dan dos opciones a elegir, que el mismo Hesíodo nos muestra: 1. El hombre (sabio/el “filósofo” en palabras de Heráclito) debe optar por huir del matrimonio, a cambio de una vida libre y sin preocupaciones materiales, sin descendencia que lo cuide y que se dedique solamente a cultivar buenas amistades y a profundizar en el estudio de la razón. 2. O bien casarse y vivir constantemente en la penuria, con las preocupaciones, corriendo el riesgo incluso de encontrar a una mujer desvergonzada o una mujer que lo engañe, lo cual se encuentra escrito en un manuscrito griego anónimo (quizás a modo de advertencia) el cual dice: “Pandora es el inicio de toda maldad en la mujer, pues la mezcla de astucia y encanto, hacen que la mujer sea para el hombre, un mal sin remedio” (También vemos un fragmento similar en la Teogonía 602-612).
Por último, cuando decimos “se abrió la caja de Pandora”, nos referimos a que algunos de los actos que realizamos en vida (algunas acciones que realizamos por nuestra mala cabeza o por no pensar bien), nos van a traer nuevos males o nuevas desgracias. Es por eso que el gran Goethe dijo: “Oh! Sabios del mañana, futuros poetas, futuros filósofos, futuros escritores, futuros intelectuales, no seamos como Epimeteo que se dejó engañar ante los encantos de una musa joven y encantadora. No sucumbeís ante tales encantos, Cuidado!”.


Fuente:
Libro: “Análisis de la Mitología Griega”.
Autor: David Efraín Misari Torpoco.

jueves, 7 de octubre de 2010

Las mejores Frases de Voltaire

Hablar sobre Voltaire es reconocer a un hombre irónico, pero brillante, un intelectual atrevido y sarcástico, pero que solía cuidar mucho su estilo personal y lenguaje. Nadie como Voltaire supo convertir la filosofía, los vicios y las virtudes humanas en una suerte de historias, cuentos y sobre todo cartas (escritos epistolares que mantenía con varios personajes de la época). Pero hablaré más sobre Voltaire en otro ensayo, pues en éste solo me remitiré a colocar las mejores frases - que considero en lo personal - fueron los que me llevaron al estudio de su filosofía. Muchas de estas frases son bien conocidos, pero aún así merece un espacio en mi blog, pues la ironía que desprende de tan notable filósofo francés es realmente única.

Por la noche Voltaire llegó a su casa algo cansado, pues luego de haber pasado casi todo el día investigando temas para la enciclopedía, retornó cargado de libros prestados y otros que compró en el camino. Aquella noche junto al escritorio, cogió la pluma, su cuaderno y con una luz ténue que desprendía una vieja lámpara, comenzó a escribir lo siguiente:

1. "Azar es una palabra vacía de sentido; nada puede existir sin causa"


2. " Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto qeu son tantos los que aspiran a hacerlo"

3. "Debemos amar a nuestro país, aunque nos trate injustamente"

4. "El agravio es la razón de los que no tienen razón"

5. "Decimos una necedad y a fuerza de repetirla, acabamos creyéndola"

6. "El fanatismo es a la superstición lo que el delirio es a la fiebre, lo que la rabia es a la cólera. El que tiene éxtasis, visiones, el que tomas los sueños por realidades y sus imaginaciones por profecías es una fanático novicio de grandes esperanzas; podrá pronto llegar a matar por el amor de Dios"

7. "El primero que comparó a la mujer con una flor, fue un poeta; el segundo, un imbécil"

8. "El trabajo aleja de nosotros tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad"

9. "En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra"

10. "Es una de las supersticiones de la mente humana imaginarse que la virginidad pueda ser una virtud"

11. "Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas"

12. "He decidido hacer lo que me gusta porque es bueno para la salud"

13. "La estupidez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás"

14. "La civilización no suprime la barbarie; la perfecciona"

15. "La democracia sólo parece adecuada para un país muy pequeño"

16. "La escritura es la pintura de la voz"

17. "La gente busca la felicidad como un borracho busca su casa, sabe que existe pero no la encuentra"

18. "La más temible de las enfermedades del alma, es el furor de dominar"

19. "La naturaleza vuelve a los hombres elocuentes en las grandes pasiones y en los grandes intereses"

20. "La parte filosófica de la historia se destina a dar a conocer las necesidades humanas"

21. "La pasión de dominar es la más terrible de todas las enfermedades del espíritu humano"

22. "La religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio"

23. "Las lágrimas son el lenguaje silencioso del dolor"

24. "Los Buenos espíritus se reencuentran"

25. "Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que el interés y la ambición"

26. "Los que creen que el dinero lo hace todo, suelen hacer cualquier cosa por dinero"

27. "No quisiera ser feliz a condición de ser un imbécil"

28. "No se puede desear lo que no se conoce"

29. "No siempre podemos agradar, pero siempre podemos tratar de ser agradables"

30. "Si Dios no existiera, sería necesario inventarlo"

31. "Una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento"

32. "Una única cosa le he pedido a Dios, una nimiedad: "Oh Señor! haz ridículos a mis enemigos y a aquellos que me tengan envidia, celos y cólera" y Dios me lo concedió"

33. "Vale más intentar en salvar a un culpable que condenar a un inocente"

34. "El arte de la medicina consiste en distraer a los pacientes mientras la naturaleza cura las enfermedades"

35. "Procalmo en voz alta la LIBERTAD DE PENSAMIENTO y muera el que no piense como yo"




miércoles, 29 de septiembre de 2010

EL GRAN ESTUDIOSO DEL LATÍN: SAN JERÓNIMO

Quién de nosotros no ha escuchado algunas referencias sobre la patrística o la escolástica, o quizás la historia de la iglesia primitiva o sobre los primeros padres de la Iglesia y encontramos a los 4 griegos como San Atanasio el Grande, San Basilio de Cesarea, San Gregorio Nacianceno y San Juan Crisóstomo, como también a los 4 padres latinos, como lo son, San Agustín de Hipona, San Ambrosio de Milán, San Gregorio Magno y San Jerónimo de Estridón. Precisamente fue este último padre, quien iba a pasar a la historia por ser el primer hombre que tradujo la Biblia del hebreo y griego al Latín. No por nada lo conocían como el “Príncipe de los traductores” y el exegeta de los Padres occidentales.

Podemos apreciar en el cuadro del pintor alemán Dürer, donde aparece San Jerónimo con su aureola y se encuentra retirado en Belén, con un león recostado a sus pies, pues según algunos historiadores, éste león había sido curado por Jerónimo. También se puede apreciar en la pintura, un rayo de luz que penetra por una estrecha rendija, la cual denota un ambiente de paz espiritual e intensa actividad intelectual. Lastimosamente, su vida fue mucho más sufrida y de constante lucha a diferencia de lo que nos muestra la pintura. Estudiémoslo.

Su verdadero nombre fue EUSEBIO SOFRONISCO HIERÓNIMO, en griego sería Εuσέβιος Σωφρόνιος Iερώνυμος y en latín Eusebius Sophronius Hieronymus, cuyo nombre significa “el que tiene un nombre sagrado” y conocido por la Iglesia Católica como “San Jerónimo”.

Este canonizado personaje nació en Estridón – situado en la frontera de Dalmacia (actualmente Yugoslavia) y Panonia (Hungría) – en el año 340 (otros autores afirman que nació el año 347). Pero la pregunta que nos hacemos los estudiosos del latín y filósofos es: ¿Cómo llegó a estudiar y aprender el latín de una manera tan clara, coherente y concisa?

Aunque no les parezca cierto, la respuesta no lo encontré en los libros de historia, sino en algunos textos teológicos – sacerdotales, pero sobre todo en libros de filología y gramática latina, los cuales tratan sobre la historia del latín. Y de acuerdo a las palabras de Spinoza “Toda buena investigación, como todo buen objeto de estudio merece ser aprendido y compartido”, me remitiré en unas cuantas líneas, a explicar la importancia, trascendencia y aporte latino que tuvo San Jerónimo para con el mundo.

Eusebio Hierónimo (Jerónimo) fue un gran estudioso del latín, cursó sus estudios en Roma con uno de los mejores profesores la época: el gramático DONATO, solo que él era pagano. A pesar de ello, el estudio del latín le fue de fácil aprendizaje siguiendo las enseñanzas de Donato, puesto que Jerónimo había aprendido en primer lugar bien el griego. Además acostumbraba a pasar horas, días leyendo y aprendiendo de memoria a los grandes autores latinos, tales como: Cicerón, Virgilio, Horacio y Tácito; y a los autores griegos Homero y Platón, de los cuales tomó como maestro a Cicerón por su estilo elocuente y cincelado. Por otra parte, casi nunca dedicaba tiempo a la lectura espiritual. Y por increíble que parezca, era muy poco conocedor de las sagradas escrituras y de los textos sacramentales, espirituales o religiosos.

Mientras estuvo en Roma, por los años 359-366, llevó una vida frívola y disipada, que posteriormente le produjo turbaciones de conciencia y tentaciones, las cuales combatió con ásperas penitencias y fue ahí donde empezó iniciarse al estudio de las Sagradas Escrituras. De ese modo y poco a poco se interesó por el estudio de la Biblia, pero desde un aspecto gramatical, para lo cual decidió aprender arameo/hebreo (para leer el antiguo testamento), pues como buen conocedor del griego, no encontró dificultad alguna para leer el nuevo testamento. Y durante su primera estancia en Roma, recibió el Sacramento del Bautismo, junto con su compañero de estudios, Bonosa.

Fue así que Jerónimo empezó a darse cuenta que dominaba el latín con fluidez e incluso asumió que era mejor que todos los latinistas a los cuales él había leído y empezó a crecer su soberbia, su ego, lo cual era muy fuerte como su mal genio, pues se había vuelto muy orgulloso.

Posteriormente marchó a la ciudad Imperial de Tréveris, en la Galia (actualmente en Alemania), hacia el año 367. En esta época, experimentó una primera conversión: empezó a interesarse por los escritos de Teología, pues muy aparte de la Biblia, comenzó a leer otros escritos eclesiásticos en idioma hebreo, griego y latín. Dedicó sus ratos libres a copiar obras de Hilario de Poltiers e intensificó su vida de piedad.

Volvió, hacia el año 370, a su patria, en compañía de Bonoso. Decidió juntarse con el Obispo Valeriano y con sus antiguos compañeros de estudio como Rufino, Cromacio y Heliodoro, quienes formaron una especie de cenáculo de ascetas que imitaban a los eremitas de Oriente y contaban historias edificantes, pero siempre colocaban en alto las Sagradas Escrituras. Pero Jerónimo empezó a darse cuenta que no se sentía a gusto en grupo.

Aquellas convivencias terminaron en controversias, a causa del carácter polémico y especial de Jerónimo y acabaron disolviéndose. Fue así como en una noche tuvo un sueño muy extraño que le reveló una misión. Cuentan los historiadores, que al día siguiente de ese sueño, Jerónimo decidió marcharse al desierto de Calcis (ciudad Siria) y realizar una penitencia por sus pecados, entre ellos la fuerte sensualidad (deseos carnales), su terrible mal genio y su soberbia durante los años 375-377. Pero allá aunque rezaba mucho, ayunaba y pasaba noches sin dormir, no consiguió la paz, a menudo se preguntaba como hizo Heráclito para poder vivir en soledad sin ser afectado, o como hizo Zarathustra para poder irse a vivir 10 años en soledad al desierto, e incluso el mismo Budda. Pensó que a lo mejor algunos hombres nacen para vivir aislados y otros para vivir solos, descubriendo así, que su misión no era vivir en soledad – aislada, sino en soledad – social.

Cuando regresó a la ciudad, los obispos de Italia junto con el Papa nombraron como secretario a San Ambrosio, pero para su mala suerte, éste cayó enfermo y al no tener un reemplazante inmediato, nombraron a Jerónimo, quien aceptó el cargo y lo desempeñó con mucha eficiencia. El Papa Damaso I, observó que Jerónimo tenía una notable inteligencia, amplios conocimientos y sobre todo escribía/leía/interpretaba y traducía muy bien el latín, entonces decidió nombrarlo como su secretario, oficio en el cual se encargaba de redactar las cartas que enviaba a distintos obispos, pues fue en una de esas correspondencias, que el entonces joven Obispo africano Agustín de Hipona, escribió una carta a Jerónimo solicitándole algunos alcances sobre la labor de traductor y algunos apuntes para complementar sus estudios de latín, ante dicha petición, Jerónimo le respondió la carta y le envió cierto material gramático-latino. Percatándose lo bueno que Jerónimo era para el latín, el Papa Damaso I le designó realizar la traducción de la Biblia.

San Jerónimo asumió dicha responsabilidad sin saber que sería la labor más importante de su vida y el ser recordado como el primer traductor de la Biblia hebrea/griega al latín. Para realizar dicha labor, solicitó un viaje a la tierra de Jesús y durante su estancia en Belén, centrada fundamentalmente en el Antiguo Testamento, empezó a elaborar la traducción. También gracias a la generosidad de su dirigida Paula, pudo disponer de un equipo de copistas que facilitaron su labor intelectual, desde su retiro bethelemita.

Bien sabemos, que las traducciones de la Biblia que existían en aquel tiempo (llamadas actualmente Vetus Latina) tenían muchas imperfecciones gramaticales y varias imprecisiones o traducciones no muy exactas. Ante ello, Jerónimo que escribía con elegancia el latín, tradujo a este idioma toda la Biblia, en la traducción llamada Vulgata (o traducción hecha para el pueblo o vulgo). Aunque no fue designada como oficial de facto, lo fue durante 15 siglos. Por otra parte, el Papa Dámaso I en el Concilio de Roma (año 382), expidió un decreto apropiadamente llamado “Decreto de Dámaso”, en el cual registraba un listado de los libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento. De ese modo le pidió a Jerónimo utilizar éste canon y escribir una nueva traducción de la Biblia que incluyera un Antiguo Testamento de 46 libros los cuales estaban todos en la Septuaginta, y el Nuevo Testamento con sus 27 libros. Pero veamos como empieza esta labor.

Fue en el año 390 en que Jerónimo inició su tarea colosal de traducir directamente del hebreo los libros del Antiguo Testamento para responder a los judíos que, en sus disputas con los cristianos, repetían incansablemente que los argumentos teológicos, basados en los textos griegos y latinos, no tenían valor porque no respondían al texto original de las Escrituras hebreas, y también, para ofrecer a los cristianos el genuino y auténtico sentido de la Biblia. Jerónimo con su espíritu rebelde aún, no siguió el orden del texto, sino que se atuvo a los deseos de sus amigos que le pedían la traducción de un libro u otro de la Sagrada Escritura. Su traducción buscaba más la comprensión del lector, que una estricta literalidad. Así, tradujo los dos libros de Samuel y los dos de Reyes, en los años 390-391. Durante este tiempo, también tradujo el libro de Tobías del arameo al latín en un sólo día. Entre el año 391 y 392, tradujo los libros de los Profetas, y las partes Deuterocanónicas del Libro de Daniel, éstas últimas de la versión griega de Teodocio. Terminó la traducción del libro de Job en el año 393 e hizo, entre los años 394-395, la traducción de los libros de Esdras y Nehemías, llevando a término la traducción directa del Salterio hebraico, aunque este Salterio (por alguna razón desconocida) nunca fue utilizado por la Iglesia en las funciones litúrgicas.

A su vez tradujo el libro 1º y 2º de Paralipómenos; y los tres libros de Salomón (Proverbios, Eclesiastés y Cantar de los Cantares, en el año 397). Empeñó la traducción del Pentateuco entre los años 398-404, terminando este trabajo posteriormente, así como los libros de Josué, Jueces, Ruth y Esther. El libro de Judith lo tradujo del arameo en una sola noche. Los Deuterocanónicos de Baruc, Eclesiástico, Sabiduría y 1º-2º Macabeos no los tradujo, por no hallarse incluidos en el canon hebreo. Con todo esto queda claro que San Jerónimo fue el traductor del texto de la Vulgata y actualmente se posee una gran parte del Antiguo y del Nuevo Testamento dejado por él.

Pero la labor intelectual y doctrinal de San Jerónimo no se agotó en las traducciones de los libros de la Sagrada Escritura. Además de otras obras de carácter ascético, histórico, hegiográfico o doctrinal, hizo comentarios bíblicos, tanto por escrito como en forma de homilías o sermones, aparte de su riquísimo y profundo epistolario, en donde podemos percatarnos, que en algunas de sus cartas contienen “trabajos monográficos” sobre cuestiones bíblicas (así, en su Carta del año 397, escrita en Belén y dirigida a la virgen Principia, desarrolla un comentario del Salmo 44; en su carta escrita a San Paulino de Nola, también desde Belén por los años 395-396, describe las características principales de los Libros Santos y en una carta posterior escrita en la primavera del año 398, diserta sobre la persona de Melquisedec).

Terminando de realizar el trabajo de traductor bíblico y habiendo realizado también algunos otros escritos, San Jerónimo muere el 30 de septiembre del año 420, a la edad de 80 años.

Sinopsis biográfica

San Jerónimo emerge a través de los siglos, como uno de los grandes Padres de Occidente, con su impresionante cultura sagrada y profana, su inmensa erudición, su capacidad de políglota, su tenacidad y entrega al estudio y al trabajo de traductor, su devoción a las Sagradas Escrituras, su espíritu ascético y contemplativo, su inquebrantable ansia de verdad, su defensa de la virginidad y su amor a la Iglesia y a Jesucristo que lo llevó a la santidad, pues a pesar de su temperamento colérico y polémico

Una fuerte voluntad y una gran determinación, eran también parte de las cualidades que poseía Jerónimo y escribía contra las diferentes herejías. La Iglesia Católica ha reconocido siempre a San Jerónimo como un hombre elegido por Dios para explicar y hacer entender mejor la Biblia, por lo que fue nombrado patrono de todos los que en el mundo se dedican a hacer entender la Biblia; por extensión, se lo considera como el “Príncipe de los traductores”, “El Doctor de las Sagradas Escrituras” y “El Santo Patrono de los Traductores”.

La traducción al latín de la Biblia hecha por San Jerónimo, llamada la Vulgata (de vulgata editio, "edición para el pueblo"), ha sido hasta la promulgación de la Neovulgata en 1979, el texto bíblico oficial de la Iglesia católica romana.

Actualmente es considerado el mejor traductor e interprete del latín en el mundo.

Obras de San Jerónimo

Entre sus obras más conocidas encontramos sus cartas y sus famosos comentarios bíblicos. Entre sus obras de origen apologético se pueden mencionar:

· La Perpetua Virginidad de María
· Carta para Pamachio en contra de Juan de Jerusalem
· Diálogo/Carta contra los Luciferianos
· Diálogo/Carta contra Joviniano
· Diálogo/Carta contra Vigilantio
· Diálogo/Carta contra Pelagiano, entre otras cartas que dejó.

En la carta a Joviniano, San Jerónimo explica el porqué no se debe comer carne:
El placer por la carne era desconocido hasta el diluvio universal; pero desde el diluvio se nos han embutido las fibras y los jugos pestilentes de la carne animal… Jesucristo que apareció cuando se cumplió el tiempo, volvió a unir el final con el principio, de manera que ya no nos está permitido comer más carne (...) Y por eso os digo, si queréis ser perfectos, entonces es conveniente no comer carne”. (Adversus Jovinanum 1,30)