jueves, 12 de octubre de 2017

VII Coloquio de Filosofía Universidad Antonio Ruiz de Montoya 2017





Los días 16, 17 y 18 de Octubre de 2017, se realizará el VII Coloquio de Filosofía en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya (Pueblo Libre) de 03:00 a 07:00 p.m. La entrada es libre y se entregarán certificados a los que asistan durante los 3 días.

El día miércoles 18 de Octubre, la programación es como sigue:

De 03:00 a 04:15 p.m.

Mesa 7: Ontología y Mundo.

Ponente: David Misari (CIHJS Philos Iuris)
Tema: "La concepción filosófica del infinito y del universo en Giordano Bruno".

Ponente: Nicolás Sáez (UAH)
Tema: "Mónada y continuo: Hacia una conceptualización de la armonía en Leibniz".

Ponente: Sergio Galarza (UARM)
Tema: "La teoría evolutiva darwiniana como un vitalismo libre de fines".

Comentador: César Inca.

De 04:30 a 05:30 p.m.

Mesa 8: Lenguaje y crítica.

Ponente: Piero Suárez (PUCP)
Tema: "Hacia una semántica de peyorativos".

Ponente: José García (UARM)
Tema: "Los límites éticos del humor: Post-ironía, justicieros sociales y magia memeica".

Coffee Break

De 05:45 a 07:00 p.m.

Mesa 9

Ponente: Gabriel García (UARM)
Tema: "La ciencia como Eros: Una revisión del banquete de Platón".


                                                       


miércoles, 21 de junio de 2017

Universidad Privada del Norte UPN - David Misari Torpoco y el latín jurídico

"TENDENCIAS CLÁSICAS Y MODERNAS DEL LATÍN JURÍDICO" (19/06/2017)

El día 19 de Junio de 2017, el Abogado David Efraín Misari Torpoco junto al Prof. Jonathan Abanto Valverde, dieron una conferencia en el auditorio de la Universidad Privada del Norte (UPN) sede norte, sobre las tendencias clásicas y modernas del latín jurídico. La presentación de los expositores, estuvo a cargo del Prof. Julio Solís Gózar, quien también realizó una breve introducción sobre lo importante que es hoy en día, aprender latín en las facultades de derecho.

La ponencia inició con el Prof. Jonathan Abanto Valverde y la explicación etimológica de dos términos jurídicos, los cuales fueron "Contrato" y "Obligación", las cuales, no solo tienen un origen latino, sino que se pueden rastrear sus raíces hasta las lenguas indoeuropeas. Luego, el profesor Abanto, dio algunos alcances más sobre el porqué es necesario aprender latín en la actualidad, pues no solo radica para conocer los prefijos o las raíces de las palabras, sino que el estudio del aprendizaje de esta lengua, incrementa la capacidad cognitiva y hace que uno pueda desarrollar mejor el cerebro, logrando así, estar apto para aprender cualquier otro idioma de manera más rápida. Sin duda alguna ¡una exposición brillante!

Luego vino el turno del Prof. David Misari, quien tuvo como ponencia de fondo, la explicación de los orígenes de la lengua latina en Roma, pues además dio a conocer varios nombres de escritores y abogados romanos -no solo Cicerón- que también destacaron en el foro romano. Nombres como Mario el joven, Clodio, Hortensio, Cadilio, e incluso habló de Calpurnia, como una de las primeras abogadas en Roma, pero que al cometer un acto impúdico ante los jueces, se le tuvo que prohibir ejercer la profesión. Luego, nos trasladó a la época del derecho medieval, siendo aquí, la destacada ponencia que brindó a los alumnos y público en general sobre los juristas medievales y los grandes aportes, junto a sus obras, que precisamente los hicieron asegurarse un nombre en la historia. El Prof. Misari, nos habló sobre Irnerio y sus cuatro discípulos destacados: Martino, Hugo, Jacobo y Búlgaro, siendo este último, el más recordado por escribir en una de sus obras un principio fundamental para el derecho procesal civil moderno. Una vez culminada esta parte de su disertación, empezó a tratar sore el jurista más influyente de todos los siglos (Bartolo de Sassoferrato) y nos explicó, como estudió la antigua jurisprudencia y la pasión que tenía por leer a los autores clásicos. No obstante, mencionó que su maestro fue Cino da Pistoia, dando a conocer un dato importante de su vida, pues este jurista medieval fue gran amigo de Dante Alighieri. Retornando a Bartolo, destacó por empezar a estudiar jurisprudencia a sus 14 años y por la juventud que lo caracterizó, ya era una eminencia cuando culminó sus estudios a muy temprana edad, la misma que se puede ver reflejada en sus obras, como De insigniis et armis, donde trata el problema del derecho de marcas. Dio algunos alcances más sobre la vida de este notable jurista italiano, para finalmente tratar sobre algunos juristas y filósofos como Pufendorf y Leibniz, y las prestigiosas obras que nos dejaron en buen latín. 
                                       
De este modo, resaltó la importancia que tiene el aprendizaje del latín para los abogados, porque ayudan a conocer mejor, el legado romano que nos dejaron obras como las Institutas de Gayo o el Digesto de Justiniano, pero también, conocer las mismas fuentes del derecho medieval, en las obras de Búlgaro o Bartolo, ya que si uno no sabe latín, fácilmente podría ser engañado por alguna mala traducción o alguna mala interpretación de lo que realmente el jurista quiso decir cuando redactó su obra. Aunque suene algo utópico, en las facultades de derecho se debería llevar el curso de latín, para poder luego entender mejor el curso de derecho romano o la misma filosofía del derecho, ya que sin este estudio, no se puede lograr mucho. 

   

Galería de Fotos de la Conferencia en la UPN (19 de Junio de 2017) - Auditorio Principal.




      El Abogado y prof. David Misari Torpoco explicándonos sobre los abogados en la antigua Roma


     Recibiendo los certificados al final de la ponencia por parte del Dr. Jehoshua Rodríguez Herrera


       La respectiva foto con los docentes, coordinadores y organizadores de la ponencia en la UPN

                           
                                   El Abogado David Efraín Misari Torpoco en plena ponencia


martes, 6 de junio de 2017

Conferencia "Tendencias Clásicas y modernas del Latín Jurídico" - 19 de Junio - UPN

El día 19 de Junio de 2017, se llevará a cabo la conferencia "Tendencias Clásicas y modernas del Latín Jurídico" en el auditorio de la Universidad Privada del Norte (UPN - Villasol). El conferencista invitado, será el abogado y profesor David Efraín Misari Torpoco, quien es un especialista en la materia de Derecho Romano, Teoría General del Derecho, Redacción jurídica y Latín jurídico. Como profesor invitado, se contará con la presencia del Prof. Jonathan Abanto Valverde (UNMSM - Lingüística) quien explicará la etimología y las referencias gramaticales sobre algunos términos jurídicos en latín, bajo el estudio de la lingüística. Se contará también con la presencia del Prof. Julio Santiago Solís Gózar, quien hará la presentación de la ponencia. 

Lugar: Facultad de Derecho - Auditorio UPN.
Día: 19 de Junio de 2017.
Hora: 02:30 p.m.







domingo, 4 de junio de 2017

Dos preguntas al Profesor Español Francisco Cuena Boy


El día 30 de Mayo de 2017, el Catedrático de Derecho Romano, Francisco Cuena Boy (España), fue invitado para dar una conferencia sobre la materia, en el auditorio Jorge Eugenio Castañeda, de la UNMSM. Aprovechando la gran oportunidad de contar con la presencia de tan prestigioso maestro romanista, el equipo de Philos Iuris, entrevistó al Prof. Francisco Cuena Boy, la misma que estuvo a cargo del Prof. Julio Santiago Solís Gózar (tal como se puede apreciar en el video). 


Para concluir esta entrevista, el Prof. David Efraín Misari Torpoco, intervino para hacerle al destacado profesor español, dos preguntas (minuto 12, con 20 segundos del video). Aquí dejamos las preguntas y respuestas, por escrito:

--------------------------

Luego de las presentaciones, los saludos y el agradecimiento inicial, comenzaron las preguntas:

Prof. David Misari Torpoco: ¿Por qué la antigua retórica en el imperio romano -usada por muchos juristas de la época- no tuvo una mayor influencia o repercusión hasta la época medieval en el sentido legalista? ¿Por qué la retórica romana a fines del siglo II d.C. empezó a decaer?

Prof. Francisco Cuena Boy: Bueno, algo de esto hablábamos antes también. Los juristas romanos -como personas cultas- se han formado en la retórica y la conocían perfectamente, pero deslindan y distinguen muy claramente, entre la retórica y el derecho, de tal forma que sus respuestas -esto lo ha estudiado también Alejandro Guzmán Brito, en su obra titulada "Historia de la interpretación de las normas en el derecho romano"- en sus respuestas, las influencias retóricas son mínimas y nunca decisivas. La retórica en Roma, las hubo de dos tipos, la retórica judicial, que permanece siempre en la figura de Cicerón, por supuesto, pero Quintiliano ya es del siglo I. En cambio, decae la retórica deliberativa, que es eminentemente política, por el cambio de sistema político, porque se pierde la libertad política que había en la república, en el principado, y a partir de ahí, cada vez, mucho más, con el avance del absolutismo imperial. Pero todavia en épocas cristianas, en el siglo V, San Agustín -antes de convertirse o de llevar la vida pecaminosa que llevaba- era un maestro de retórica, y los padres de la iglesia, seguían teniendo una formación retórica importante. En cuanto al renacimiento de la retórica en la época medieval, no sé muy bien a qué se pueda deber, quizá al plan de estudio del trivium y el quadrivium que se implantaban en las universidades medievales.  
Prof. David Misari Torpoco: Perfecto Profesor, muy agradecido por su respuesta. Y la segunda pregunta, abordando un tema actual, dígame ¿usted recomendaría a los alumnos, sobre todo a los estudiantes de derecho, aquí en nuestras facultades de sudamérica, que realmente aprendan latín para poder investigar, indagar, cuestionarse, justamente los antiguos textos y escritos romanos?

Prof. Francisco Cuena Boy: Pues sí, para eso y desde un punto de vista más general, porque el latín cumple muchas funciones, el latín arma la cabeza, de modo comparable -incluso- como lo hacen las matemáticas, porque el latín nos sirve para entender mejor nuestro propio idioma, si uno ha estudiado latín, descubre con mucha mayor facilidad la etimología de muchas palabras castellanas, domina mejor su propio idioma, y desde luego, si uno quiere acercarse al mundo del derecho, teniendo en cuenta que el lenguaje jurídico, en gran medida sigue siendo el lenguaje del derecho romano, pues el latín, claro que sí.

Prof. David Misari Torpoco: Podemos concluir profesor, esta entrevista, sosteniendo que el latín para el derecho ¿no ha muerto?

Prof. Francisco Cuena Boy: Yo creo que no, ni para el derecho, ni para el humanismo en general, las humanidades. No entiendo el porqué y no acepto en realidad, que en los planes de estudios de secundaria en España, eliminen la filosofía, el latín, el griego, verás, yo estudié dos años de griego, pero ahora los eliminan para dejar espacio a cursos como "Educación para la ciudadanía", la llaman, tonterías de estas nuevas que no van dirigidas a formar a una persona sólida, ni a saber donde están parados. Bueno, es mi opinión.

...y hablando de latín...

Prof. David Misari Torpoco: Acá precisamente, le hacemos entrega, a nombre de Philos Iuris, de mi obra "Latín Jurídico: Aplicación Práctica" (Fondo Editorial ESIPEC), esperando que pueda servir como un aporte al conocimiento jurídico y sobre todo en manos de tan grandioso maestro.

Prof. Francisco Cuena Boy: ¡Dios mío!¡Muchas gracias!

Prof. David Misari Torpoco: Muy agradecido profesor (se dan un apretón de manos)

Prof. Francisco Cuena Boy: Muchas gracias.

--------------------------------

De este modo, concluyó la entrevista realizada por el equipo de Philos Iuris, al catedrático español Francisco Cuena Boy (Romanista), el día 30 de Mayo de 2017, a horas 19:00. Aquí, el video con la entrevista completa. 



martes, 2 de mayo de 2017

El Mundo es para los vencedores


Estas fueron las palabras de David Misari Torpoco, quien pronunció el discurso de clausura, en un evento de su localidad.

"¡Ánimo! Hay que estar siempre con el espíritu vigoroso y la mirada siempre en lo alto, pero no en algún cielo o en dádivas divinas, sino mirar a la cima del mundo, la cúspide en la cual un hombre debe hacer su morada, construir su futuro y así no esperar nada de nadie.
¡Valor! Un buen guerrero de la vida, siempre debe estar dispuesto a luchar, no temer al enemigo, no temer la dificultad o calamidad que le pueda sobrevenir, pues, un guerrero de la vida, armado con el yelmo de la templanza y la espada de la justicia, sabrá vencer toda adversidad que encuentre a su paso. Es el valor que fortalece al espíritu combatiente y lo que hace de uno, un hombre digno en el campo de batalla. Es el valor que siempre está latente para confrontar la más dura prueba o al más duro rival. Ese valor, nunca se debe perder.

¡Fuerza! La fortaleza no radica en lo físico, sino en el intelecto para el hombre sensato. Lo físico perece con el tiempo, pero la fortaleza del espíritu combativo, puede ir creciendo en uno, si realmente desea ser fuerte de corazón, de mente y de espíritu. La motivación personal puede ayudar, pero tener un buen autoestima, ayuda más. La fortaleza o fuerza vital, es algo que no se aprende de alguien, cada quién debe buscar en su interior y encontrarla. Un hombre llega a ser fuerte, en la medida que va superando y venciendo los obstáculos y desafíos que la vida le presente. El mundo es para los fuertes, los débiles deben perecer. Si alguien no entiende esto, entonces está por demás que siga luchando en la vida. Solo los vencedores, son los que llegan más alto. Los perdedores se quedan atrás y son presa del olvido. ¡Este mundo es para los fuertes!
¡Ánimo!¡Valor!¡Fuerza! Uno debe seguir para adelante por más adversidades y obstáculos que la vida o el destino le puedan presentar. El hombre prudente debe estar siempre preparado para enfrentar cualquier calamidad o situación riesgosa, la cual tenga precisamente en frente. El hombre necio, es aquel que se deja derrotar ante la más leve dificultad. El hombre prudente no teme a nada y lucha cada día por lograr alcanzar sus metas y objetivos. El hombre necio, se tira al abandono y el desánimo lo consume, haciendo cada vez más que se hunda en su propio fango. Aunque la mente sea finita, se debe saber algo que nos han ocultado, pues la voluntad y la determinación de un hombre es infinito y es capaz de transformar y volver posible, lo imposible. No se necesita de algún ser superior que viva en "las alturas" para que uno pueda lograr lo que se propone. Todo está en uno ¡Victoria! o mediocridad. Es el hombre mismo que debe aprender a no temer a nada y a confiar más en si mismo y en lo que realmente sea capaz de poder alcanzar. No hay límites para ello.
No te dejes vencer por nada, ni por nadie, y demuestra cada día de lo que realmente estás hecho!"

Atte: David Misari Torpoco (Mayo 2017)



sábado, 25 de marzo de 2017

Cómo redactar un artículo jurídico para revista

La Institución Jurídica ESIPEC realizará un curso taller de ELABORACIÓN DE ARTÍCULO JURÍDICO a cargo del Abogado David Misari Torpoco, este miércoles 29 de Marzo a las 6:30 pm a 9:00 pm. 

Este curso será de mucha ayuda para todos aquellos que deseen elaborar/redactar un artículo jurídico y presentarlo en la publicación de alguna revista de derecho. Se trabajará como elegir el tema para un artículo, la elaboración de un resumen/abstract, cómo citar fuentes bibliográficas y aprender a utilizar el APA 6ta edición, además de otras técnicas para el perfeccionamiento del artículo.



jueves, 22 de diciembre de 2016

Consejos a un joven jurista


Estimado Profesor Misari:

     Me dirijo a ud. con sumo cuidado, de no incomodar con su tiempo y las labores o actividades a las que se dedica, pues estuve leyendo uno de sus libros que compré en una feria de libros, titulado "Paremias Filosóficas", y desde entonces, al leer sus pensamientos, quedé maravillado por lo directo, sencillo y explícito de lo que plasma. En confianza le digo, que varios de sus pensamientos me han ayudado a desprenderme un poco del derecho y a seguir estudios de filosofía de manera independiente, tal como ud. también lo ha venido haciendo. Sin embargo, acudo a ud. mediante esta misiva, para comentarle que hace poco obtuve mi título de abogado, y aunque mi familia y amigos se alegraron mucho de mi esfuerzo, puesto que la tesis que presenté me llevó casi tres años culminarla, al fin pude lograr tal objetivo, pero ahora que estoy empezando a buscar trabajo como abogado, tengo cierto temor y hasta algo de vergüenza, mostrar mi CV y que figure que soy de una universidad particular de provincia, la cual no es una de las mejores, y me siento algo consternado y avergonzado por ello, cuando veo que aquí, en la capital, otros jóvenes abogados presentan sus CV y son egresados de grandes y prestigiosas universidades. Profesor Misari, dígame ¿qué me aconsejaría ud. para poder vencer este temor que me aqueja? Pues me siento algo disminuido ante los demás. Incluso, siento que los dos libros que publiqué en mi tierra, no sirven de nada, pues tuvo muy poca acogida, como también, siento que el reconocimiento que me hicieron en mi universidad por postular una de las mejores tesis y reconocerme como buen investigador en derecho, son cosas pequeñas ante los jóvenes abogados de universidades reconocidas en Lima. No digo que me de envidia el no poder ser de una universidad grande, como las personas dicen acá, pero siento que esos jóvenes tendrán mayor oportunidad de encontrar trabajo y yo no, por ser de una universidad pequeña y provincial. Reitero las disculpas del caso, si con esta breve misiva, molesto o interrumpo su trabajo, pero le estaré muy agradecido, si puede darme algún consejo para no sentirme así. Un fuerte abrazo.

                                                                                                                               Diciembre, 2016.

                                                                                                             Atte. L.M.S.P.
                                                                                                                    Abogado
                                                                ......................................


                                                                                                                                Diciembre, 2016.


Estimado y apreciado L.M.S:

     Ante todo, estoy muy agradecido por dirigirte a mi persona mediante este e-mail, y soy yo el que quería responderte por la mañana misma cuando recibí tu escrito, sin embargo, esperé la noche, para tomarme tiempo y poder expresarme con gratitud y sencillez, tal como se merece un joven abogado y futuro jurista -por las cosas que he podido averiguar de ti- que se quiere dedicar también al estudio de la filosofía, siendo abogado. No sabía que mi pequeña obra (paremias) había llegado a tus manos, pero me siento muy contento que mis pensamientos te hayan motivado a investigar aun más el campo de la filosofía. Pero ahora, déjame decirte que, aunque no nos conozcamos en persona, me dirigiré a ti como un amigo y haré que mis palabras, ojalá puedan motivarte o ayudar en mucho o en poco, pero lo que más gusto me daría, es que así, mis palabras no te motiven, al menos te sean útiles para que lo reflexiones mejor y lo tengas siempre presente en todo momento de la vida. 

    ¿Te sientes mal por ser titulado en una universidad pequeña o de provincia, amigo mío? Pues de cierto os digo, que no debes temer a nada y mucho menos avergonzarte de la universidad de donde provienes, pues en ella, adquiriste los conocimientos necesarios y aprendiste a investigar varios temas de derecho, que ahora te serán útiles y provechosos para tu nueva etapa como abogado. Cuando digo que no debes temer a nada, me refiero a que no te debes sentir menos que nadie, pues recuerda que Catón y Clodio, dos grandes abogados de la antigua Roma, se burlaban de Cicerón, por ser este de una provincia (Arpino, una pequeña ciudad de Lacio), en cambio ellos eran de la gran urbe. Sin embargo ¿acaso Cicerón tuvo miedo de enfrentarse a ellos en el foro romano? ¡Para nada! Cicerón demostró una y mil veces, ser mejor abogado que ellos y ser el mejor retórico de todos en el senado y los tribunales romanos. ¿Y por qué de esto? Porque Cicerón tenía en claro, que no importa el lugar de donde provienes, sino, lo que importa son los conocimientos que has adquirido y que loablemente pones en práctica y ejerces. A Cicerón, le importó muy poco su procedencia. Así pues, no debes sentirte mal, ni menos que nadie, pues en la actualidad conozco a jóvenes abogados que no llegan a sus 30 años y proceden de universidades pequeñas, pero que en su campo, como docentes y litigantes son los mejores que ya empiezan a ser reconocidos en el medio en el que vivimos. Y quizá se me acuse y excuse el proemio de mis palabras, por proceder yo también de una universidad pequeña, y que sería distinto mi escrito, si yo hubiese sido egresado de alguna universidad grande, pero te confieso algo, pues así yo hubiese procedido de alguna universidad grande, eso para mí, carece de importancia, pues al igual que de nada sirve la riqueza o el dinero en los bolsillos, si hay pobreza en la cabeza, así pues, de nada sirve proceder de universidad a la que el vulgo denomina "grande", si es que no se procede o se sale de ahí, con amplios y vastos conocimientos. Sépase pues, que "en la cancha", son tus conocimientos, tus investigaciones, tu calidad profesional, tu técnica de resolución de conflictos y tus obras, las que hablarán por ti y no tu universidad, antes bien, serán muchos los que vean que eres bueno y cuando pregunten "¿de qué universidad es este tipo?" se asombrarán al saber que procedes de una universidad a la que ellos juzgan "inferior" o pequeño. Déjame decirte amigo mío, que no te debe importar jamás lo que el vulgo piense o diga de ti, puesto que sus opiniones suelen ser contradictorias, banales y emocionales. Pero si ves que siguen inquiriendo contra ti, entonces haced como el jurista Sassoferrato (Bartolo), quien solía armarse de valor con la espada de minerva y el escudo de Aquiles, para enfrentar a esos juristas y teólogos de su época, que solían criticarlo por su juventud, al sostener que juventud y experiencia "no van de la mano". Déjame decirte ¡Cuán equivocados estaban aquellos hombres! Pues mientras más joven es uno, tiene la mente mucho más abierta y predispuesta a captar y aprender todos los conocimientos que se proponga, razón por la cual Sassoferrato, calló a todos esos viejos juristas y teólogos de su época y no en vano, hoy por hoy, es reconocido como el jurista más influyente de todos los siglos. Así pues, debes armarte de valor y pregúntales sobre sus obras (publicaciones), preguntad a aquellos doctores (abogados y jueces) que os juzgan y critican lo siguiente: "Respondédme ¿con qué tesis vosotros habéis titulado en vuestra "magna" universidad? ¿Cuáles sois vuestros artículos de investigación con los cuales aportan al mundo jurídico? ¿Cuáles sois vuestras teorías para mejorar el derecho o para dar a conocer aspectos nuevos a la ciencia e historia del derecho? Decídme ¿cuáles son los libros que han publicado durante sus años en el ejercicio de la profesión? ¿En qué obras nuevas (publicaciones) estáis trabajando?" Pero veréis amigo mío, que se quedarán callados, o si por ahí, alguno tiene la osadía de responderte, lo hará de manera parca o solamente para no quedarse callado. En cambio tú, siéntete bien por los conocimientos y escritos (artículos y libros que he visto tienes publicados), porque vas dejando al mundo jurídico un loable legado, y poco a poco verás que llegarás a ser citado y reconocido por todos los conocimientos que vas e irás dejando en este fluctuoso derrotero jurídico. 


    En fin amigo, espero no haberme desplayado demasiado, pues suelo tener la mala costumbre de escribir mucho, cuando quiero compartir lo necesario. Espero también, no cansarte con esta respuesta y más bien, que las palabras expresadas aquí, lleguen a lograr esa motivación y ese consejo que gustosamente me has solicitado. Sigamos pues creciendo como profesionales, investigando muchos más temas y sobre todo, sigamos escribiendo para dejar a la humanidad un patrimonio jurídico no buscando la fama externa, sino el reconocimiento intelectual de nuestros esfuerzos. Un fuerte abrazo.

 
                                                                                      Atte: David Efraín Misari Torpoco
                                                                                                       Abogado y Escritor